Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Política

‘PRD con más posibilidad’

PANAMÁ. Solo ‘un fenómeno imprevisible en este momento’ podría convertir la candidatura presidencial de Juan Carlos Varela ‘en el polo d...

PANAMÁ. Solo ‘un fenómeno imprevisible en este momento’ podría convertir la candidatura presidencial de Juan Carlos Varela ‘en el polo de atracción de la oposición’, pero en el panorama actual las elecciones de mayo ‘se van a definir entre el candidato oficialista y el del PRD’, opinó el dirigente histórico del liberalismo y jurista panameño Mario J. Galindo H.

Galindo, con estudios de Economía y Derecho en las universidades Georgetown, de Puerto Rico; y Tulane, advirtió, por otro lado, que ‘se equivocan quienes creen que el candidato del gobierno está derrotado de antemano y que, en consecuencia, la elección se va a definir entre los dos Juan Carlos’.

‘Creo que eso no es así. La elección, en mi opinión, se va a polarizar entre el candidato del gobierno, que puede no ser ninguno de los que actualmente participan en las primarias de CD, y el candidato del PRD. Por otra parte, no creo que el candidato del gobierno será el presidente Ricardo Martinelli’, añadió en el desarrollo de una extensa entrevista con La Estrella en su oficina de la prestigiosa firma de abogados Galindo, Arias & López.

Rodeado de libros de consulta, entre los que destacan obras sobre Derecho, política e historia nacional de su autoría, Galindo consideró que por las disposiciones constitucionales, que lo prohíben expresamente, no hay posibilidades de una reelección inmediata de Martinelli.

‘La tesis de que la Corte Suprema de Justicia, mediante un fallo descabellado, puede saltarse a la torera esa barrera constitucional, creo que no es viable del todo’, remarcó Galindo, quien fue miembro de la Comisión Revisora de la Constitución Política de Panamá.

Luego de analizar el tema desde el punto de vista jurídico, descartó que pueda aplicarse en Panamá la tesis que permitió la reelección de Oscar Arias en Costa Rica y de Daniel Ortega en Nicaragua. ‘Esos precedentes no tienen nada que ver con la situación jurídica panameña’, destacó.

‘Ahora bien –subrayó– si semejante exabrupto judicial se diera y Martinelli se presentara de candidato a la Presidencia, me siento absolutamente seguro de que sería derrotado en las urnas. Pienso, además, que su candidatura sería el único factor que podría provocar una alianza política integrada por la totalidad de la oposición’.

EXTRAORDINARIA MAQUINARIA OFICIAL

Le restó relevancia a la interna de CD que definirá el candidato oficialista entre los actuales aspirantes Giselle Burrillo, Rómulo Roux y José Arias.

‘El tema concreto es que Martinelli va a volcar todo su apoyo al candidato oficialista, cosa que no hemos visto en los últimos años’, precisó.

Galindo, quien fue asesor presidencial y miembro de la Junta Directiva de la Autoridad del Canal y del Consejo de Relaciones Exteriores, recordó que el gobierno del desaparecido presidente Guillermo Endara no se volcó en favor de la candidatura de Mireya Moscoso. Tampoco el expresidente Ernesto Pérez Balladares tuvo la actitud de apoyar a ultranza a Martín Torrijos. Ni lo hizo la expresidenta Moscoso. Cuando llegó el turno a Torrijos no hubo un candidato respaldado por el gobierno de manera ostensible.

‘Pero en esta ocasión –advirtió— vamos a ver un candidato oficial en el sentido estricto de la palabra.

El gobierno la va a meter todos los recursos habidos y por haber a ese candidato. Además Martinelli ha demostrado que está dispuesto a gastar dinero en política’.

‘Ya fue candidato a la Presidencia en una primera ocasión y financió su campaña. En la segunda, inicialmente financió la campaña con sus propios recursos. Solo después consiguió apoyos financieros. De manera que Martinelli, además de poner al aparato oficial a respaldar a su candidato, va a poner de sus recursos, lo que colocará detrás del candidato oficialista una maquinaria financiera extraordinaria’, señaló Galindo, quien formó parte de la Corte Permanente de Arbitraje con sede en La Haya.

Afirmó, al mismo tiempo, que pueden llevarse una sorpresa quienes consideran que el candidato oficialista no tiene ninguna posibilidad de ganar las elecciones. ‘Creo que no es así. Partiendo de la base del clientelismo que tenemos en Panamá, eso es una equivocación peligrosa’, añadió.

EL FINANCIAMIENTO DE NAVARRO

El contrasentido es que habiendo ‘Martinelli destruido la institucionalidad del país, un hecho gravísimo, ese tema, lamentablemente, no va a determinar el resultado de las elecciones, porque la situación económica del país, que es buena, le favorece. De suerte que lo más censurable del gobierno de Martinelli, no va a determinar el desenlace de las elecciones’. Viendo las cosas desde afuera y sin entrar en valoraciones sobre la realidad interna de ese colectivo, Galindo consideró que ‘el PRD es el partido más fuerte y más organizado del país’. En ese contexto, estimó que ‘el PRD tiene más posibilidades que el Partido Panameñista de polarizar las elecciones a su favor frente al candidato del gobierno’.

‘El que está en desacuerdo con CD va a votar por el candidato que pueda derrotar a CD, y ese candidato, en este momento, me parece a mí que es Juan Carlos Navarro’, resaltó.

Galindo aceptó como veraces los señalamientos de que empresarios socios de Martinelli financian la campaña de Navarro. ‘Pienso que eso es cierto. Pero eso no es lo que va determinar que el electorado vote o no vote por Navarro’, estimó.

‘Alguna incidencia tendrá. Habrá gente que dirá: No voto por Navarro porque está financiado por la misma gente que tiene negocios con Martinelli, pero no creo que eso va a ser determinante en el resultado de la elección. Lo determinante va a ser la polarización del electorado’, precisó.

CLIENTELISMO DEGRADANTE

Para Galindo está claro que el marcado clientelismo político será, lamentablemente, el factor importantísimo en el desenlace de las próximas elecciones. ‘El candidato que se presente a las próximas elecciones con un alto financiamiento tendrá una enorme ventaja, por el clientelismo actual’, señaló.

‘No es que yo quiero que las cosas sean así. Ojalá no hubiera clientelismo. Ojalá no existiera esa práctica degradante de comprar votos. Pero la realidad es que la praxis política panameña está prostituida y, a corto plazo, no veo ninguna posibilidad de adecentarla’, comentó.

‘¿Cómo persuade usted a un elector en los sectores populares de que no vote a favor de quien le suministra lo que está acostumbrado a recibir, frente a un candidato que se presenta con las manos limpias y vacías diciendo: Yo vengo aquí simplemente a pedirles que voten por mí, pero no les voy a ofrecer nada?’, se preguntó Galindo.

‘Para estas elecciones –reconoció— estamos metidos en un callejón sin salida. Espero que la cosa cambie y que en el futuro sea posible armar partidos políticos saneados. Pero ahora no hay tiempo para hacerlo’.

SIN PARTIDOS NO HAY DEMOCRACIA

Como fiel creyente en los partidos políticos, Galindo, quien fue miembro fundador del Molirena hasta su renuncia el año pasado, dijo que esas colectividades tienen una función importantísima en la democracia.

‘Aunque los partidos que tenemos en Panamá no son el desiderato, sin partidos políticos es dificilísimo que funcione un sistema democrático como lo entendemos nosotros’, aseguró.

Se lamentó de que por culpa de los políticos, los partidos hayan entrado en un grado de descomposición que ha llevado a la pérdida de credibilidad y confianza por parte de la sociedad. ‘Algunos políticos nuestros, como dijo el escritor colombiano Fernando Vallejo, se corren el riesgo de ‘morir ahítos de la tibia lecha del presupuesto nacional’’.

Sin perder el optimismo, Galindo dijo que hay posibilidades de rescatar el quehacer político, pero la gente tiene que interesarse en rescatarlo. ‘Lamentablemente hemos llegado a ver la política como sinónimo de corrupción. Lo que queda por delante es organizar partidos políticos como Dios manda. El trabajo hay que hacerlo con la juventud. Esa no es una tarea para esta coyuntura electoral. Será para después’, añadió.

Al mismo tiempo advirtió que todo ese escenario complica las aspiraciones de los candidatos de libre postulación o independientes porque tropezarán con un sinnúmero de dificultades financieras y de organización política. Para triunfar, esos candidatos necesitan una estructura equivalente a la de un partido político.

Primero tienen que reunir las firmas necesarias para poder ser candidatos. Luego necesitan una organización y candidatos a diputados en tod os los circuitos, candidatos a alcaldes en todos los distritos y candidatos a representantes en todos los corregimientos, cada uno de los cuales tiene, a su vez, que calificar como candidato de libre postulación. Es difícil armar tamaña estructura.