Temas Especiales

28 de May de 2020

Política

Otra demanda contra Panamá en la CIDH

PANAMÁ. Familiares de panameños que desaparecieron durante la dictadura militar interpondrán hoy ante la Corte Interamericana de Derecho...

PANAMÁ. Familiares de panameños que desaparecieron durante la dictadura militar interpondrán hoy ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) una demanda en contra de Panamá y los Estados Unidos.

Gilma Camargo, abogada y representante legal, explicó que en la demanda —que presentarán vía internet— solicitarán a la CIDH que separe los casos de Alexis Guerra, Jesús Héctor Gallego y Cecilio Seracín Fuentes del caso colectivo presentado por la Comisión de la Verdad en el año 2003.

Explicó que lo que buscan es que el Estado panameño sea ‘condenado’ de manera individual por cada uno de los casos presentados.

Adicionalmente, se presentará una demanda en contra de los Estados Unidos en nombre de los hermanos Manuel y Javier Guerra, por la supuesta vinculación del país norteamericano en su asesinato.

La jurista afirmó que la demanda no solo tiene como objetivo una compensación económica, sino también que se esclarezcan los hechos y puedan ubicarse los cuerpos de los desaparecidos.

Por su parte, Nubia Gallego, hermana del sacerdote colombiano Héctor Gallego, también desaparecido, sostuvo que esta es la última oportunidad que tienen como familia para saber la verdad de qué fue lo que pasó con su hermano.

‘Mi familia está indignada porque han pasado tantos años y los gobiernos panameños no hayan dicho nada’, sostuvo Gallego.

El sacerdote Jesús Héctor Gallego desapareció. Se presume que por un escuadrón militar en las montañas del distrito de Santa Fe, en la provincia de Veraguas, el 9 de junio de 1971.

Además, solicitarán al Sistema Penitenciario panameño la posibilidad de entrevistar al ex hombre fuerte de Panamá, Manuel Antonio Noriega, detenido en la cárcel El Renacer.

A Noriega lo vinculan de manera directa con la desaparición del padre Héctor Gallego y de Cecilio Serracín.

La familia Gallego pedirá a la Iglesia católica acceso y copias del expediente del caso del religioso, ya que no han podido examinarlo.