Temas Especiales

23 de Apr de 2021

Política

Navarro apela a facción de la ‘vieja guardia’ del PRD

PANAMÁ. El aspirante presidencial del Partido Revolucionario Democrático (PRD), Juan Carlos Navarro, ha trazado una estrategia para neut...

PANAMÁ. El aspirante presidencial del Partido Revolucionario Democrático (PRD), Juan Carlos Navarro, ha trazado una estrategia para neutralizar las voces críticas de su partido, que le reclaman sobre su campaña política. Para ello apela contrarrespuestas de figuras icónicas y claves de la ‘vieja guardia’.

Como parte de la contraofensiva y con la intención dar muestras de unidad, el PRD ha programado para el el próximo 20 y 21 un encuentro denominado Camino a la Victoria en el cual reunirá a toda su oferta electoral —escogidos en las pasadas elecciones primarias— y dirigentes históricos del colectivo. Allí Navarro daría un mensaje de unificación del colectivo y además, se lanzará una nueva etapa de la campaña del PRD.

Mientras, el exministro Benjamín Colamarco y el exdiputado Pedro Miguel González salieron esta semana en defensa de Navarro, al considerar que su liderazgo en el PRD es ‘incuestionable’ y que pensar en cambios en la candidatura presidencial, como lo han hecho los exdirectivos Francisco Sánchez Cárdenas y Mitchell Doens, sería un ‘ataque’ a la institucionalidad del colectivo.

González —excompañero de Doens y Sánchez Cárdenas en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD— consideró que la dirección de Navarro es ‘sólida’, por lo que desacreditó las divisiones internas que han tomado fuerzas las últimas semanas.

El exdiputado ubicó los cuestionamientos y las apariciones de sus excompañeros de fórmula como ‘deformaciones’ políticas que están golpeando las bases del PRD: ‘el esfuerzo que estamos haciendo en cada uno de los circuitos electorales se ve afectado’.

González, al igual que Navarro, en una intervención en la televisora Telemetro, expresó que tanto Doens como Sánchez Cárdenas están sirviendo al gobierno como escenario para ‘falsear cifras’.

El PRD vive una revolución política tras el estallido de una reunión secreta entre Navarro y el presidente Ricardo Martinelli, el 15 de agosto, en la oficina del empresario Mayor Alemán, y que no se hizo pública sino hasta finales de mes a través de una publicación de La Estrella.

LA GÉNESIS DE LA POLÉMICA

Navarro y Martinelli habrían pactado un acuerdo de no agresión entre sí, y enfilarse contra el candidato presidencial panameñista, Juan Carlos Varela.

Los encuentros siguen el patrón del proceso electoral de 2009, en el que Martinelli rondó a Varela hasta bajarle el perfil y ponerse sobre él, como el candidato presidencial de la oposición.

La reunión de ahora ha implosionado el PRD mismo. Ya antes grupos como el Movimiento Pro Rescate del Torrijismo reclamaban espacios y la ‘calidad’ de oposición que llevaba el partido, en manos de la ‘ola azul’ que Navarro articuló en 2012 para hacerse con el CEN.

Pero González insiste: ‘Navarro tiene su estilo, y ese es el que lo ha llevado hasta aquí. Nosotros tenemos que confiar en nosotros, y pensar que Navarro le hace el juego a Martinelli es absurdo’.

Aunque, de todos modos, giró recomendaciones básicas para apaciguar el fuego amigo que burbujea al PRD. ‘Es necesario que nosotros hagamos, como partido, una oposición más vertical’.

Renato Pereira, analista e inscrito en el PRD, valora los reclamos de la facción de la ‘vieja guardia’ como un rezago de la tensión generada entre ‘la cúpula’ del partido y Navarro, que dice, ‘nunca aceptó que él les ganara’.

‘Lo de la reunión con Martinelli es una excusa inaceptable para mostrar su oposición a Navarro’, argumenta Pereira.

Pero al margen de lo que piensa, dicha reunión ha llegado a revivir la crisis interna que todos pensaron acabada con la asunción de la ‘ola azul’ en agosto de 2012. Y no solo fuera del círculo de poder, sino en su centro, con el presidente del partido, Benicio Robinson, quien reclama su espacio en el timonel del col ectivo.

El mismo cuestionamiento le lanzó uno de los fundadores del partido, George Kourany, quien hizo circular un borrador de un ‘plan B’, en el que planteó, como Doens y Sánchez Cárdenas, la necesidad de analizar una nueva figura eventualmente.

Concluye eso tras explicar que el nuevo CEN inmovilizó a ‘buenos cuadros’ del PRD y contribuyó a la extinción del ‘alimento ideológico’ del colectivo.

Pereira, en su contra, asegura que no hay interés de la ‘vieja guardia’ en aceptar a Navarro, la misma que Pedro Miguel insiste en desligar. ‘Es una minoría y sus reclamos son cuentos de camino’, plantea.

Pero esa minoría apunta a la cabeza del CEN. Doens más sosegado que Sánchez Cárdenas, al considerar que Navarro no va a renunciar a su candidatura presidencial aunque, según él, las bases del partido hablen de ello.

Navarro mira para otro lado, mientras algunos de sus excontrincantes se encargan de defenderlo. Su candidatura sufrirá una metamorfosis a finales de mes. ‘Vamos de frente’, reta uno de lo subsecretarios del partido, Juan Felipe Pitty.