Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Política

Hechos delictivos que anteceden una serie de actos de violencia

Las pugnas que trascendieron ayer en San Miguelito parece que no se circunscriben a los límites territoriales o simples diferencias a lo...

Las pugnas que trascendieron ayer en San Miguelito parece que no se circunscriben a los límites territoriales o simples diferencias a lo interno de un partido político.

Según conoció La Estrella de fuentes bien informadas en materia de seguridad, todo podría ir más allá y llegar incluso hasta diferencias entre bandas que se disputan el mercado de la droga en áreas tan distantes como la Calle 8 de Colón.

La fuente menciona que en las diferencias además de pandillas de San Miguelito también podrían estar involucrados miembros de otras a bandas de El Chorrillo y Santa Ana. Pero las diferencias, según las fuentes, podrían tener sus orígenes mucho antes del año 2000 cuando David Viteri, exinformante de la DEA, saltó a la fama. Las fuentes que dieron información a La Estrella identifican a una persona de apellido Grajales — que perteneció a las fuerzas policiales y que tiene un entrenamiento militar de primer nivel—, prometió vengar la muerte de su hermano (Messina). Grajales purgó una condena de doce años por tráfico de drogas, tras ser detenido en Darién, momento en el cual se negó a identificar quiénes eran sus cómplices o con quién trabajó.