Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Política

Maniobra política rumbo al 2014

PANAMÁ. La teoría del eterno retorno ha hallado un lugar en la agenda política local. Así como en el año 1952, cuando José Antonio Remón...

PANAMÁ. La teoría del eterno retorno ha hallado un lugar en la agenda política local. Así como en el año 1952, cuando José Antonio Remón Cantera plegó a cinco partidos a favor de su candidatura y compitió en las elecciones sólo con Roberto F. Chiari, la posibilidad de una alianza de unidad para 2014 toma fuerza.

El escenario se proyecta entre los partidos de la oposición y fracciones de la sociedad civil organizada. Han empezado en los núcleos intermedios de los partidos Panameñista y PRD en directivas locales que pujan a sus candidatos a ir juntos.

‘La débil democracia lo necesita’, asegura Aurelio Barría, cara de la otrora Cruzada Civilista, en función de la crisis institucional que ha despertado la intromisión de la Corte en asuntos electorales y el consecuente temor del Tribunal Electoral de que se juegue con el activo más importante del país.

‘Más es lo que nos une y tenemos que sentarnos a conversar’, plantea Gerardo Solís.

La tarea de una coalición parece inconmensurable: fundir para un proceso electoral a dos partidos políticos que se llaman detractores desde la dictadura. Juan Carlos Navarro, cabeza de los perredistas, dice estar intentándolo. ‘Desde hace dos años lo vengo diciendo. Haré todo lo que tenga que hacer, incluso declinar, conversaré con todas las fuerzas, tenemos que unirnos y derrotar a este gobierno’, planteó ayer en una entrevista con La Estrella, que será publicada el próximo martes.

En ese mismo encuentro, el líder perredista sostuvo una conversación telefónica con Ramón Fonseca Mora, vicepresidente del partido Panameñista y cercano colobarador de Juan Carlos Varela, en la que se habló de una cita.

Olimpo Sáez es portavoz del movimiento Fuerza por Panamá, que desde el oficialista Molirena se había decantado por el PRD. Pero cree que en el contexto actual se erige la necesidad de una sola fuerza antigobierno.

Por eso, explica, tanto su agrupación como figuras como Mario Galindo y Roberto Eisenmann, se han sumado. Éste último temió ayer que si ‘Varela sigue subiendo y polariza con el gobierno merece el voto de toda la oposición. Si no polariza y no pacta, condena al país’.

La alianza de unidad, como sus impulsores han decidido bautizarla, de todos modos no vería su luz aún. ‘No debería antes de diciembre’, agrega Barría, para quien hacerlo pronto significaría un remezón a los candidatos presidenciales que se unan a ella.