Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Política

Días agrios del magistrado Moncada Luna

PANAMÁ. La resolución de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, que levanta una medida cautelar contra el Tribunal Electoral (...

PANAMÁ. La resolución de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, que levanta una medida cautelar contra el Tribunal Electoral (TE), no ha parado la revolución de la presión política por la renuncia del magistrado Alejandro Moncada Luna.

Este jueves, la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá solicitó al presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez, darle ‘trámite expedito y con carácter de urgencia’ a las quejas que se han presentado o se presentarán contra Moncada Luna, y enjuiciarlo.

‘Las autoridades panameñas están para cumplir y hacer cumplir las leyes’, insisten los docentes y universitarios en una carta dirigida a Gálvez.

Los dardos se han enfilado hacia Moncada Luna, dado que fue quien decidió, el 31 de octubre pasado, la suspensión de un fallo del TE, a solicitud del movimiento oficialista ‘Panamá Avanza’. Los suplentes Efrén Tello y Gabriel Fernández lo respaldaron.

Si bien la Sala Tercera (Moncada Luna, Luis Ramón Fábrega y Víctor Benavides) decidieron detener la medida contra el TE y no admitir la demanda, el gremio de abogados asegura que el ente judicial incurrió en un ‘delito procesal’.

En espera de que se admitiera o no la demanda, los magistrados resolvieron suspender la orden del TE, lo que según los juristas es una intromisión per se en los asuntos electorales. Y por ahí temen que se cuele la reelección o un golpe al resultado de los próximos comicios.

El artículo 143 de la Constitución prohíbe que la Corte decida sobre temas electorales, excepto si se demanda por inconstitucional.

La posibilidad de que el Órgano Judicial haya actuado de espaldas a la Carta Magna encendió las alarmas en el propio seno de ese poder.

Ayer, Moncada Luna, Benavides y Fábrega rindieron un informe al pleno sobre la decisión que adoptaron.

Moncada Luna, quien espera reelegirse como presidente de la Corte en enero de 2014, está contra la pared. Fuentes judiciales aseguraron que sus colegas resultaron ‘satisfechos’ por la decisión de recular. Pero el golpe ya está propinado. Su aspiración de poder amenaza con esfumarse.

Ayer, el nuevo frente de defensa de la democracia confirmó que se mantendrá en pie contra el líder de la Corte y los magistrados suplentes Efrén Tello y Gabriel Fernández.

Acordaron, en una reunión en el Colegio Nacional de Abogados, una serie de acciones civiles tendientes a conseguir sus salidas del Palacio Gil Ponce.

La primera sería hoy. Harán un nuevo piquete en las escalinatas de la Corte Suprema de Justicia.

‘El tema no se puede dormir, debe estar vigente’, sostiene la exprocuradora Ana Matilde Gómez.