Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Política

Las promesas y desafíos del FAD

PANAMÁ. Con la entrada del candidato presidencial del Frente Amplio por la Democracia (FAD) Genaro López al escenario político se comple...

PANAMÁ. Con la entrada del candidato presidencial del Frente Amplio por la Democracia (FAD) Genaro López al escenario político se completa la oferta electoral de los partidos legalmente constituidos camino al torneo electoral de mayo de 2014.

Fernando Cebamanos, presidente del FAD, cree que con la llegada del colectivo se le da un respiro a la clase popular.

El médico de profesión está convencido de que ‘Nace la esperanza’ no es un simple eslogan de campaña, es el espíritu de un sector que clama por una opción política diferente con la que, al oficializarse el candidato, se completa el ciclo y con ello los ideales del partido porque —recalca— Genaro López es un candidato que ha surgido del pueblo, un dirigente que está día a día con las necesidades de las clases menos privilegiadas del país y que promete ‘ponerle fin al clientelismo’ para poder adecentar la política del país.

Magaly Castillo, directora ejecutiva de la Alianza Ciudadana pro Justicia, mira el asunto desde otra perspectiva. Ella cree que con el FAD el electorado panameño puede tener la oportunidad de escuchar nuevos discursos, planteamientos y otras propuestas en el proceso electoral venidero.

Un proceso electoral a escasos cinco meses en el que, a criterio del analista de mercado Jaime Porcell, el FAD tendrá que lanzarse a su mayor desafío: alcanzar la cantidad de votos que necesitan para sobrevivir como partido político.

Para Porcell, el nuevo colectivo cuenta con una estructura organizacional adecuada para evitar que se repita la historia que vivieron otros partidos, como el Liberal y el Papa Egoró.

Ambos colectivos se hundieron en el mar político. En el caso, por ejemplo, del Partido Liberal Auténtico, en 1999 a través de la alianza Acción Opositora, liderada por Alberto Vallarino, logró una cifra muy baja e insuficiente de los votos emitidos, lo que lo sepultó políticamente.

Según establece el Código Electoral en su artículo 114, una de las causales por las que un partido político se extingue es por no haber obtenido un número de votos al menos igual al 4% del total de votos válidos emitidos en las elecciones generales para presidente y vicepresidente de la República, alcaldes y hasta representantes de corregimientos.