Temas Especiales

04 de Dec de 2020

Política

TE llama a elecciones y pide cordura a los políticos

PANAMÁ. En un mes empezará, oficialmente, el proceso electoral para elegir al gobierno que sucederá al de Ricardo Martinelli, a la actua...

PANAMÁ. En un mes empezará, oficialmente, el proceso electoral para elegir al gobierno que sucederá al de Ricardo Martinelli, a la actual Asamblea Nacional dominada por el oficialismo y a los gobiernos locales.

El Tribunal Electoral (TE) llamó ayer a los comicios, el quinto tras la caída de la dictadura militar y —paradójicamente— en medio de denuncias de atentados contra la institucionalidad democrática del país. Las elecciones costarán $55.7 millones, 44% más del presupuesto que se destinó en 2009.

El evento de convocatoria sirvió, como cada vez, para que políticos de oposición y de gobierno coincidieran en un mismo recinto. Hubo estrechones de manos para las cámaras y Martinelli, lejos de su actitud envolvente, estuvo muy parco. Como el día en que lo abuchearon. En el acto, además, todos los candidatos resaltaron que el proceso electoral será en paz y repleto de propuestas.

Aun así, el magistrado electoral Heriberto Araúz llamó a la concordia: lo que viene, recordó, es la ‘fiesta de la democracia’. Por eso consideró ‘importante que nuestra clase política, integrada tanto por los candidatos de los partidos políticos como por los de libre postulación, eleven el discurso, evitando afectar al adversario político con ataques personales o familiares difamatorios y llenos de odio’.

Y siguió: ‘este tipo de ataques o campañas, además de descalificar al candidato que los promueve o patrocina, en nada contribuyen al desarrollo de un proceso electoral pacífico, civilizado y constructivo, y le hacen un grave daño al país, al que todos debemos amar y proteger’.

CONTROL DE LA CAMPAÑA SUCIA, EL DEBATE

Tras el discurso de Araúz, los comensales políticos y los propios magistrados del TE se enfilaron sobre las funciones del fiscal Electoral, Eduardo Peñaloza, piedra angular en la sanción de las campañas sucias.

Si bien el funcionario estuvo en el panel principal, esquivó a los medios y mantuvo el perfil más silente que halló, tal cual lo hizo el controversial magistrado presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alejandro Moncada Luna.

‘¿Cuál?’, inquirió el presidente del TE, Erasmo Pinilla, al ser abordado sobre el fiscal electoral.

Según Pinilla, la entidad ha reiterado a Peñaloza la necesidad de una reunión, ante las críticas de la sociedad civil organizada, pero este ha presentado excusas.

Los magistrados del TE aseguraron que cumplirán su rol de ‘árbitro’ del proceso electoral, aun cuando —dijeron— los demás entes encargados de fiscalizar los comicios no hagan lo propio. ‘Las reglas del juego ya están trazadas’, reiteró Araúz.

En el mismo sentido, el presidente Martinelli prometió que habría tolerancia, respeto y paz en esta elección, de la que —dijo— todos se equivocaron: ‘me sentiré feliz de hacerle la entrega de la banda presidencial a quien gane’. Insistió así en que no intentará reelegirse inmediatamente, como lo han proyectado los opositores. Aunque las apuestas han cambiado: todos apuntan a que el líder del oficialismo simplemente buscará subir a José Domingo Arias para, a través de él, seguir ejerciendo el poder.

ASÍ SERÁ LA ELECCIÓN

Al margen de las proyecciones, el TE conformó ayer la Junta de Escrutinio que proclamará al próximo presidente de la República de una lista de al menos siete hombres. La presidirá Víctor Cucalón (quien hizo lo mismo en 2009), y la integrarán Noemí Castillo, Manuel Salvador, Carlos Voloj, Marcela Paredes, Modaldo Tuñón, Edilsa Suárez, Carlos Russell y Oris Sanjur.

Sobre estos, dijeron voceros de las campañas presidenciales, hay ‘mucha confianza’. Cucalón prometió que la comisión daría resultados en firme en las 72 horas después del cierre de la elección, lo que consideró una garantía excepcional en la región.

El TE proyectó que para el 2014 votarán 2.4 millones de panameños, de los cuales 975 mil son independientes. A los partidos le darán $69,500 millones en subsidios.

(Con información de Nicanor Alvarado Dixon, Zelideth Cortez e Ivonne Rodríguez)