Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Política

El clientelismo, una práctica que ensucia la campaña

La sociedad panameña reclama que los candidatos políticos presenten propuestas orientadas a resolver los problemas que más les aquejan.

El clientelismo, una práctica que ensucia la campaña
Entrega de bolsas navideñas en El Chorrillo por el diputado Sergio Gálvez.

En las últimas dos décadas, el clientelismo electoral es una práctica cada vez más común. Cada cinco años, las estrategias electorales se enfocan en quién regala o ‘‘ayuda’’ más durante el torneo electoral, mientras el electorado se acostumbra. 


El voto parece ser más bien una transacción comercial —yo te doy, tú me das—. Ya no se trata de cuál es el candidato con la mejor propuesta o quién representaría los mejores intereses para el país, sino cuál es el candidato que me ofrece más por el voto. 


Se regalan desde jamones y pavos en Navidad; hojas de zinc y sacos de cemento, bolsas de comida todos los meses; lavadoras, refrigeradoras y hasta automóviles; sin olvidar los ofrecimientos de empleo. 


Estas dádivas han sido históricamente cuestionadas por sectores de la sociedad civil, que consideran que al final no gobierna el más apto, sino el que más ofrece. Por su parte, los políticos siguen promoviendo esta conducta social entre la ciudadanía. 


AL ESTILO MAQUIAVELO 


Sólo quedan 46 días para los comicios electorales. Todos quieren coronarse como ganadores y por eso han aplicado la máxima enseñanza del político Nicolás Maquiavelo: ‘el fin justifica los medios’. 


Gerardo Barroso, candidato por la libre postulación a la Presidencia de la República, llamó la atención al repartir este sábado billetes de $1 y $5 en la terminal de transporte de David, Chiriquí. 


Para Carlos Gasnell, de Transparencia Internacional, Barroso ha optado por un clientelismo al más bajo nivel que podría generar en el fondo una animadversión y que la gente no salga a votar. 


‘Debe haber una investigación y un llamado de atención sobre la conducta de Barroso, que al final lo que está promoviendo es el abstencionismo, lo cual seguramente le favorecerá a algunos’, analizó Gasnell. 


Sin embargo, Barroso no es el único que ha practicado el clientelismo. Durante los cuatro días de Carnaval, vimos a todas las fuerzas políticas patrocinando lentes, gorras, camisetas, músicos y hasta a reinas. 


Según Maribel Jaén, de la Comisión de Justicia y Paz, hay que instruir a la ciudadanía sobre cuáles son sus deberes y derechos para que asuman su rol protagónico y dejen de ser simples espectadores del proceso político. 


‘La población está demandando que se resuelvan los graves problemas que le afectan y no que le estén dando dinero’, al final se traduce en pan para hoy y hambre para mañana, expresó Jaén. 


Pese a que los candidatos han presentado sus propuestas electorales, a estas alturas aún no se conoce cómo pretenden cumplir y ejecutar sus planes gubernamentales. 


‘Hay que tener cuidado con las promesas que dicen por esta época. Muchos candidatos, para salir del paso, no toman en cuenta los costos o viabilidad de esas promesas’. afirmó el presidente Ricardo Martinelli.