Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Política

Becas se repartieron con criterio político

La actual administración de la institución presentó cuatro querellas ante la Fiscalía Anticorrupción

Lo que La Estrella de Panamá divulgó a inicios del mes de agosto sobre el manejo político que se dio a las becas conocidas como ‘Asistencia Económica’, concedidas por el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de los Recursos Humanos (Ifarhu), parece ser solo la punta del iceberg.

En agosto, este diario publicó que los políticos del entonces oficialista partido Cambio Democrático (CD) habían utilizado $8 millones en estas becas, las cuales repartieron a diestra y siniestra sin ningún criterio científico más que el compromiso del voto de los padres de familia a cambio del subsidio estatal.

Aunque la aspiración de muchos políticos de garantizarse un cargo de elección popular no se hizo realidad, lo que sí es cierto es el crecimiento exponencial que hubo con respecto al número de becas y el monto.

El crecimiento más significativo se registró justamente entre enero y mayo, los meses previos a las elecciones generales.

QUERELLA CRIMINAL

Los procesos administrativos de quienes se hicieron cargo de la institución después del 1 de julio han permitido, según ellos, comprobar la complejidad de la situación que en un principio se pensó que era grave, pero que el tiempo ha podido comprobar que es todavía peor. ( Ver gráfico )

Ante la situación, los actuales directivos del Ifarhu ya dieron pasos en concreto y esperan que los funcionarios responsables de estos manejos tengan que responder ante los tribunales.

En los últimos días del mes de septiembre, se presentaron cuatro querellas criminales ante la Fiscalía Anticorrupción,

La exdirectora del Ifarhu, Sonia Luzcando, y sus más cercanos colaboradores fueron querellados ante esta instancia.

Las querellas son por la posible comisión del delito de peculado, tráfico de influencia, incumplimiento de los deberes de servidor público o por cualquier otro delito que se pudiese haber cometido en estos procesos de asignación de becas en este periodo.

Además de Luzcando, las querellas incluyen a Rogelio Clarke, subdirector de la institución; Jamny Samudio, directora de Becas; Rafael Pineda, director Regional de Becas; Carlos Godoy, director de Finanzas; y Elvia Camargo, también funcionaria de la institución.

JUSTIFICACIÓN Y PENA

Según las querellas, la actuación de los exfuncionarios se constituye en acciones violatorias de varios artículos del Código Penal.

La violación se centraría en los artículos 341 y 342 del citado Código, los cuales disponen la prohibición a los servidores públicos a usar el beneficio propio o de otros, ya sean valores o bienes del Estado, y serán sancionados con pena de prisión hasta de tres años.

Si se actúa con el propósito de beneficio propio o a un tercero, la pena será hasta de seis años.

Según la documentación presentada en la querella criminal, el Ifarhu considera que se cuenta con material probatorio, el cual se ha aportado en los informes de auditoría. Además, consideran que el procedimiento para otorgar las becas se efectuó con criterio político-partidista, entre los favorecidos y los administradores del programa de la institución.

En la querella, se planteó que las becas fueron otorgadas sin cumplir con requisitos que exige la ley para este proceso, porque los que revisaban la documentación eran los propios políticos.

Al respecto, el manual de funciones del Ifarhu dispone que éstas son funciones propias de la institución y que no las puede realizar otra persona.

Se establece en la querella que tales acciones han causado ‘graves lesiones y perjuicios’ al patrimonio del Ifarhu.

Las ayudas se siguen pagando

A pesar de las querellas presentadas ante la Fiscalía Anticorrupción, el pago de las becas otorgadas por los políticos de Cambio Democrático (CD) no será suspendido.

Las autoridades del Instituto para la Formación del Recurso Humano (Ifarhu) hicieron las consultas del caso con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y otras instituciones que concluyeron que el pago no se debía cancelar.

Las ‘Ayudas Económicas’ que fueron aprobadas por los políticos fueron pactadas por un periodo de dos y hasta tres años y se seguirán pagando.

Según funcionarios del Ifarhu, los estudiantes no son responsables por la actuación de los políticos, razón por la que no se suspenderá al pago que estaba programado.

La actual administración del Ifarhu suspendió el programa. En su reemplazo, se otorgó un aumento en el pago de la Beca Universal, programa que beneficia a todos los estudiantes de las escuelas de básica, premedia y media del país.