Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Política

“Con los varelistas, el país no progresa; estamos peor que hace un año”

El exmagistrado del Tribunal Electoral considera que Panamá está atascado

Quien fuese el candidato a vicepresidente en la nómina del Partido Revolucionario Democrático (PRD) para las pasadas elecciones, Gerardo Solís, está molesto. Y aunque asegura que trata de disimular su furia; cuando habla de la administración de Juan Carlos Varela y, termina perdiendo los estribos, pues, asegura que el panameñista resultó ser más de lo mismo.

¿SU REGRESO AL PRD SIGNIFICA QUE SIEMPRE TUVO EL ‘11' EN EL CORAZONCITO?

Yo estuve inscrito ya antes, fui delegado dos veces. El día que me eligieron magistrado del Tribunal Electoral tomé la decisión de ser objetivo, neutral e imparcial. Fui en muchos casos, criticado por aquellos a los que no les daba la razón, incluyendo al propio PRD. Al final, todos reconocieron mi objetividad e imparcialidad. Lo importante es tomar una decisión con convicción y que hay que mantener un equilibrio en la balanza.

ASÍ QUE LA CANDIDATURA FUE UNA FORMA DE VER QUIÉN SE INTERESABA EN USTED...

No. Era un momento de mucha tensión social, de abuso y persecución. Cualquiera que se oponía era perseguido, calumniado y aplastado. Como magistrado presidente del Tribunal Electoral, me tocó pararme firme. Eso trajo un reconocimiento a la actuación independiente de Gerardo Solís. Al salir del Tribunal, la gente me decía que buscara un megáfono para que mi voz siguiera resonando. La manera de hacerlo era como candidato independiente. Recogí el cuádruple de la cantidad mínima de firmas necesarias.

¿SI TENÍA EL APOYO POR QUÉ SE BAJÓ?

Nuestra aceptación era tal, que la ciudadanía nos empezó a decir que podíamos dividir a la oposición y que el gobierno al que denunciábamos podría reelegirse. Yo dije que me bajaba si para el final de la campaña contábamos con un respaldo que, en vez de unir, dividía a la oposición, porque la candidatura de Gerardo Solís no era un fin, sino un medio para llevar a Gerardo Solís a la presidencia, un medio para lograr la democracia y transformar la vida de los panameños.

EN ESA DUPLA, ¿QUIÉN ERA MÁS PRD, USTED O JUAN CARLOS NAVARRO?

No se trata de quién es más o quién es menos. Mi método es conversar con la gente, aprender de lo que me dicen.

¿Y CUÁL ERA EL MÉTODO DE NAVARRO?

Él tiene su propio liderazgo. Él hizo su mejor esfuerzo para llegar a ser presidente, mas no se dio. No voy a criticar a Juan Carlos Navarro. El PRD me distinguió y yo le tengo lealtad y gratitud a esa distinción. Por eso, voy a luchar con todo mi esfuerzo para que el PRD gobierne en el 2019.

NAVARRO Y USTED TIENEN EL MISMO PADRE POLÍTICO, ERNESTO PÉREZ BALLADARES...

Sí. En el PRD tenemos una generación completa que disfrutamos de las lecciones de esa paternidad y tenemos una responsabilidad histórica de poner al servicio de las próximas generaciones nuestro legado, esa experiencia que se dio durante ese periodo de la historia. Todos debemos unir esfuerzos.

¿ ESA PATERNIDAD LE SUMA O LE RESTA?

Todo lo positivo suma, y debemos unir a todos los perredés con virtudes y destacarlas. El PRD es como una familia, yo lo escogí como mi familia y ahí me siento cómodo. La unión nos va a garantizar la fuerza para ganar el poder en el 2019 y darle soluciones a la gente. Ese es el juego de la democracia. Y ahora no lo estamos viviendo. Ahora mismo, vivimos una hipocresía política. Este es un gobierno de funcionarios mediocres y timoratos, que temen actuar. Sobre la actuación pública se ha puesto un manto que no es transparente.

PERO USTED ESTUVO A PUNTO DE FORMAR PARTE DE ESE GOBIERNO HIPÓCRITA DEL QUE HABLA...

Tuve la posibilidad de ser vicepresidente de Juan Carlos Varela. No me arrepiento de la decisión que tomé.

¿AUNQUE ÉL GANÓ?

No me arrepiento, porque hay que ser íntegro, coherente y hacer lo que te hace sentir bien, tomar en cuenta los sentimientos de la gente alrededor de ti, también. En esta nueva era democrática, hemos tenido cuatro gobiernos panameñistas. Los arnulfistas y los varelistas no son la solución. Estoy convencido y por eso lo debo denunciar. Ahora seré una voz que se va a escuchar. Callé por cortesía, para ver si hacían lo que esperábamos. Pero no lo han hecho ni lo harán. Tienen al país empantanado, no progresa. Hoy estamos peor que hace un año.

¿EXTRAÑA A MARTINELLI?

La gente no extraña a Martinelli ni a su gobierno que, por todas las malas actuaciones, llevaba al país en un caos, en sobresaltos. La gente siente que se ha quitado una carga de encima; pero se quitaron un peso, y no avanzan, porque hay negligencia, incompetencia, mediocridad. Los funcionarios se deben atrever. Percibo lo mismo que el panameño en la calle: que este gobierno tiene un presidente con ministros que lo imitan. El presidente debe dar el ejemplo.

¿Y QUÉ EJEMPLO ESTÁ DANDO?

Que es una persona tuerta y sorda. Tiene un ojo cerrado, por lo que ve algunas cosas y otras no. No es transparente y no escucha.

¿POR QUÉ LO DICE?

A la oposición no la escucha; a los grupos verdaderamente independientes, los que no lo apoyaron, no los escucha. Eso no es saludable para el país ni la democracia. Es más de lo mismo, más de lo que ya teníamos. Es una forma velada de autoritarismo, con una actitud de desprecio por la democracia. He invitado al presidente Varela a que cambie el paso, que cambie de música.

¿Y CON QUÉ MÚSICA BAILA AHORA, MÚSICA SACRA?

Está bailando con la música [silencio]... la forma en que él y su grupo están actuando es la misma en que se actuaba cuando se cometían errores antes del golpe de Estado de 1968. Están tomando decisiones sectoriales con su grupo, su círculo privado. Ahí están buscando la medicina. Y ahí no está. La medicina del pueblo panameño está en las calles y en la gente, está en escuchar los problemas y darles solución. Él tiene el presupuesto, él tiene el poder. Veamos el problema con el sector empresarial. La economía de un país no la mueve el gobierno, pero este no se puede lavar las manos con eso. Tiene una responsabilidad de crear un ambiente de paz y estabilidad. Como en la naturaleza, debe haber un balance justo entre las cosas, y este gobierno no está promoviendo un balance.

¿ESTÁ DE ACUERDO CON LAS CRÍTICAS DEL CONEP?

Claro que sí, porque eso demuestra que no hay seguridad. Vivimos en un gobierno de hipócritas, de mediocres e incapaces que nos están llevando a vivir en un país injusto e inseguro. Con un cambio de actitud, eso puede cambiar; pero si seguimos así, antes de fin de año o en menos de un año, aquí va a haber una explosión social.

¿DE QUÉ TIPO?

Varela se vendió como el vicepresidente de Ricardo Martinelli, apoderándose de las cosas buenas y no de las malas. Por eso digo que es medio tuerto, porque solo mira unas cosas, y no acepta responsabilidad de las otras. Cuando alguien le señala que debe ser maduro y actuar con responsabilidad, él se molesta y actúa prepotente. Poco a poco estamos conociendo al presidente de la República. Sus subalternos tienen la misma actitud. Unos ministros van a una reunión y no escuchan a los empresarios, los que mueven la economía, porque generan empleo. Este gobierno ha retrasado, deliberadamente, el pago de $1,200 millones, a pesar de que la empresa privada dice que no los están escuchando, que no están creando las condiciones para que haya inversiones, que hay inseguridad jurídica en el país. ¡Por favor, cambien el paso! ¡Escúchennos! ¡Todos somos amigos de Panamá, somos panameños! Ojalá podamos, al final, aplaudir al presidente porque cambió de actitud. Él va a seguir siendo el mismo, pero que pase todos sus defectos por un filtro y que, después, salga un nuevo producto: él pero mejorado. Todavía nos quedan cuatro años, y el pueblo está perdiendo la paciencia, porque este gobierno es la continuidad del anterior.

==========

‘ La forma en que Varela y su grupo están actuando es la misma en que se actuaba cuando se cometían errores antes de 1968. Están tomando decisiones sectoriales con su grupo, su círculo privado'.