Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Política

El extraño correo que allanó el paso a la reelección de García de Paredes

Un funcionario de la UP reveló que el magistrado Benavides compartió con el rector un proyecto de fallo que avaló su candidatura en 2011

Aquella semana, la penúltima de junio de 2011, Gustavo García de Paredes saboreó dos veces la victoria: una, el día 29, cuando por una leve diferencia ganó la rectoría de la Universidad de Panamá (UP), y otra no menos dulce, seis días antes, el 23, cuando la Corte Suprema de Justicia legitimó su candidatura, aun cuando la habían demandado por inconstitucional.

García de Paredes, electo por quinta vez, celebró en grande haber salido airoso de la ‘tempestad'. Después de eso empezaron a llamarle el ‘eterno'. Sus opositores vieron ascender en el escalfón a sus más ‘fieles', y se vendieron los millonarios terrenos de la universidad en Tocumen, de los cuales aún la UP espera pago.

Para algunos, esos fueron, sin dudas, los mejores tiempos de fiesta en la UP. Por año recibían, en promedio, $200 millones en presupuesto, mientras la matrícula se reducía hasta en una quinta parte. La celebración por la nueva era del viejo rector paercía eterna sin que muchos tuvieran idea de la trama que había detrás.

Pero siempre hay un testigo incómodo. En esta historia de irregularidades judiciales y cercanías políticas que rozan la frontera de lo ilegal, resultó ser Aristóteles García, ex ‘mano derecha' del rector y quien ha puesto todo a la luz: García de Paredes corrió y ganó en la UP por el apoyo de un magistrado y la extraña manera en la que éste falló. Se trata de Víctor Benavides, el mismo juez hoy en la palestra, investigado por supuesta venta de fallos y pedofilia.

BENAVIDES, EL AMIGO...

Antes de decidir sobre la demanda de inconstitucionalidad que presentó el exmagistrado Edgardo Molino Mola contra la candidatura de García de Paredes, el 1 de junio de 2011 Benavides le pidió a su asistente algo singular: Llamar al rector y pedirle una dirección de correo porque necesitaba remitirle un documento en formato de Word. Nada del otro mundo.

Bolívar Perigault Sánchez, compañero del magistrado en la dirección de la Escuela Judicial de la Corte y en eventos sociales oficiales, cumplió la orden. Telefoneó a García de Paredes, quien estaba ajetretado con detalles de su campaña para la reelección en el edificio 2025 de la UP.

El rector dijo no tener dirección electrónica y pidió a su entonces asesor Vicente Archibold que respondiera. Éste se negó: ‘Eso que quieren hacer es ilegal', insistió, según ha recordado Aristóteles García.

¿Qué era lo ilegítimo? Benavides remitió a García de Paredes el proyecto de fallo que redactó, y que le permitiría correr por quinta vez para la rectoría de la UP. El documento no había pasado siquiera por las manos del resto de la Corte. ‘Era —según Aristóteles— para ver si a la universidad le convenía el fallo'.

‘Favor revisarlo y reenviar el documento corregido a este correo', pidió Perigault al asistente del rector, en la escueta misiva que firmó ‘BPS', las iniciales de su nombre.

Perigault Sánchez fue astuto y cortés. Empezó aclarando que ‘por orden del señor magistrado Benavides le envío lo acordado' y terminó con porras: ‘Éxitos en el torneo'.

El magistrado envió el documento para ver si al rector le convenía el fallo

RUMBO PERDIDO

Aristóteles García presenta el correo sin tambaleos. Fue él quien lo recibió, y pese a la orden del rector de eliminarlo una vez se lo entregara impreso, conservó el mensaje. ‘Me sonó extraño la insistencia de que lo eliminara', argumenta.

Archibold, hoy opositor del rector, asegura no recordar bien los hechos, pero da por cierto que en ‘varias ocasiones' García de Paredes le pedía interceder ante la Corte Suprema en casos que le interesaban. ‘Si eso tenía que llegar a mi correo electrónico seguro me negué. Bastaba con que le dijera que no me iba a prestar para esas cosas y el rector buscaba otras personas', dice.

Esas ‘otras personas' son un misterio. También lo es el rumbo que tomó el documento. ‘Yo no sé a quién se lo consultó', plantea Aristóteles, hoy estudiante de derecho en la propia UP. Archibold sostiene lo mismo: ‘El rector consulta con otros abogados, incluso algunos en la planilla de la universidad'.

Veintitrés días después de enviado el correo entre los asistentes del magistrado y el rector, sucedió el milagro. Benavides pasó su proyecto de fallo y la Corte decidió en pleno que el artículo 50 del Reglamento de Elecciones de la UP no era inconstitucional, como lo aseguraba Molino Mola. Harry Díaz se abstuvo por su amistad con García de Paredes.

Así, el fallo que primero pasó por los ojos de la universidad superó sin problemas el tamiz de la justicia. ‘Si es así, fue algo indebido', apunta Archibold.

CAUSA Y EFECTO

El caso ha venido a ahondar la ya profunda crisis en el sistema judicial. Las revelaciones de Aristóteles García han sido presentadas ante la Asamblea para incorporarlas al proceso que se le sigue a Benavides por el supuesto comercio de sus fallos.

El abogado Ángel Álvarez, quien denunció a Benavides, llevó al Legislativo las nuevas pruebas con una escritura en la que el notario décimo, Ricardo Landero, certificó el 19 de febrero de 2014 que en la cuenta de Aristóteles García había un correo de ‘bolpersa12@hotmail.com, Bolívar Santillana y Vivar', el mismo nombre con el que Perigault registró un blog en la página de internet ‘bligoo.com'.

Las evidencias han sido presentadas también en el despacho de los procuradores Kenia Porcell y Rigoberto González, este lunes.

Quien fuera estrecho colaborador del rector asegura que notarizó el documento y la recepción del correo electrónico para protegerse. Lo han acusado por mal uso de la computadora universitaria, tras poner al tanto de la compra anómala de trece mapas por cerca de mil dólares, para la Facultad de Relaciones Internacionales. Por eso, las autoridades del centro de estudios pretenden su destitución. El caso está en la Corte, el mismo lugar en el cual, arguye Vicente Archibold, García de Paredes "presume tener influencia".

==========

PERFIL DE LOS INVOLUCRADOS

Benavides fue el ponente del caso que determinó la reelección del rector.

Gustavo García de Paredes es filósofo y rector de la UP desde 1994 (por cinco períodos consecutivos).

Víctor Benavides es abogado y magistrado de la Sala III de la Corte desde 2006. La dejará este año.