Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Política

Denuncia por mal uso de fármaco

Sin embargo, el fármaco cumple con todos los requisitos solicitados por lo que puede ser usado sin inconvenientes

Denuncia por mal uso de fármaco
La denuncia fue presentada por el abogado, Guillermo Cóchez por un caso del año pasado.

El abogado Guillermo Cóchez, en representación de la sociedad anónima Inversiones Tagore Panamá, S.A.(INTAPASA) interpuso ayer una denuncia contra el médico Ricardo Aguilar y quienes resulten responsables por la comisión de un delito contra la administración pública.

La denuncia establece irregularidades en el suministro del medicamento Bortezomib de 3.5 mg en ampollas, con nombre comercial Vortez 3.5 mg/vial polvo liofilizado para solución inyectable, despachado por INTAPASA.

Cóchez explica que el 25 de junio de 2015 a través de los contratos 10000727725-08-12 y 1000065254 se vendieron 200 viales del medicamento descrito para el tratamiento del cáncer. Que la institución se negó a usarlas sopretexto de la calidad del medicamento.

Sin embargo, el fármaco cumple con todos los requisitos solicitados por lo que puede ser usado sin inconvenientes.

Como prueba, el abogado señala que ha sido suministrado a los pacientes del Instituto Oncológico Nacional (ION), con buenos resultados.

En palabras del propio director de la CSS, Estivenson Girón que fueron incluidas en la denuncia, ‘los médicos no quieren usar este medicamento a pesar de que su compra se hizo basada en la legislación panameña'.

El suministro del medicamento incluso se ha negado a pacientes diciéndoles que está agotado. Aunque se maneja información preeliminar de que se cuenta con 180 viales, señala la denuncia, presentada por Cóchez.

‘Los hechos descritos resultan inhumanos, amorales, abominables y deleznables por parte del médico Ricardo Aguilar, quien es director del servicio de Hematología y banco de sangre del complejo hospitalario', señaló Cóchez en la denuncia.

Porque considera, se constituye en una violación a los derechos humanos al no permitir el acceso a los medicamentos con los que cuenta en su inventario la institución.

El comportamiento del médico, además, resulta sospechoso porque alegando un supuesto desabastecimiento del medicamento solicitó volver a convocar a un acto público que había sido adjudicado a INTAPASA para favorecer a otro proveedor del medicamento