30 de Sep de 2022

Política

Waked interpone recurso para que OFAC entregue evidencias

Una de las primeras acciones que Aufhauser empleó en el caso fue una apelación ante el Departamento del Tesoro, que fue rechazada

El abogado David Aufhauser no quiere más secretos contra su cliente por parte del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Al frente de la defensa del Grupo Wisa, propiedad del empresario Abdul Waked, incluido en mayo pasado por los Estados Unidos en la llamada ‘Lista Clinton' que emite la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en ingles), del Departamento del Tesoro, Aufhauser interpuso una acción civil -una demanda- ante la Corte Federal del Distrito de Columbia para que ordene que se revelen las pruebas, si las tienen, contra su cliente.

DAVID AUFHAUSER

‘Solicitamos a la Corte del Distrito de Columbia que obligue a la OFAC a presentar las pruebas que tiene'

ABOGADO DE ABDUL WAKED EN ESTADOS UNIDOS

La petición, compuesta por once cuartillas, sostiene que, de no hacerlo, la parte acusadora viola los derechos de los demandantes, el debido proceso, la asistencia legal de conocer las causas de su designación y la oportunidad para impugnar la misma. Además, solicita que se ordene a la parte acusadora proveer los documentos administrativos sin editar, o cualquier otro medio de respuesta ordenada por la Corte o acordada por las partes, ‘para que se provea al demandante de las razones de su designación' en el Acta Kingpin o ‘Lista Clinton', que elabora la OFAC contra el blanqueo de capitales.

El equipo defensor de Abdul Waked, a raíz de esta situación, que ha desbaratado económicamente a las 68 compañías que integran su consorcio, considera que los señalamientos son ‘arbitrarios' y se enfrentan a un ‘fantasma' que no muestra sus cartas y, por lo tanto, no puede velar por el derecho de su cliente a tener un proceso apegado a la ley.

Una de las primeras acciones que Aufhauser empleó en el caso fue una apelación ante el Departamento del Tesoro, que fue rechazada.

‘Nos dijeron que podíamos recurrir nuevamente cuando tuviéramos acceso al expediente administrativo que contiene las bases de la inclusión' en la lista, indicó el abogado.

La defensa logró acceder a dicho expediente administrativo hace dos semanas, pero afirma que es un documento ‘deficiente, que no revela nada', por lo que procedieron a interponer una demanda en la Corte de los Estados Unidos para tener acceso a las bases de datos que tiene el Gobierno norteamericano con las que fundamentan la elaboración de la lista sancionatoria, explicó Aufhauser.

El siguiente paso, según el jurista, será interponer una apelación para que se revoque la inclusión de sus defendidos en la lista de la OFAC. ‘Estamos confiados que será revertida la acción del Departamento del Tesoro', añadió.

‘Le voy a decir al juez que hay un derecho legal para apelar, pero ese derecho está siendo subestimado si no nos revelan las evidencias por habernos incluido en la lista porque eso es negar el derecho a un proceso justo. La Corte debe ordenar al Departamento del Tesoro a decirnos qué hay en ese expediente administrativo y les demostraremos en la Corte que esas designaciones no tienen bases y son erradas. Y si insisten en esas acusaciones, recurriré a la resolución de la Fiscalía 39 Especializada de Colombia emitida tres meses antes de que se incluyera a mi cliente en la lista Clinton, la cual inhibió a Abdul Waked de cualquier hecho punible contra el orden económico y social. El fiscal de Colombia catalogó esa investigación como una acusación anónima sin bases', añadió.

En mayo pasado, Abdul Waked, principal accionista del Grupo Wisa, Felix B. Maduro, Soho Mall y Grupo Editorial El Siglo y La Estrella de Panamá, fue incluido en la ‘Lista Clinton' bajo la presunción de formar parte de un red de lavado de dinero, de la que no se aportaron detalles.

Poco después, fuentes diplomáticas estadounidenses explicaron que la sospecha estaba basada en actividades comerciales irregulares, como la facturación comercial falsa y el contrabando de dinero procedente de organizaciones internacionales de tráfico de drogas.

Lo insólito es que ‘no hay ninguna sugerencia de que se esté haciendo una investigación criminal en este caso', apuntó el abogado a La Estrella de Panamá.

En este momento, no han sugerido que exista algún conocimiento ilícito o intento por alguien en específico, lo que indican es que ‘alguien en algún lugar, en alguna tienda, utilizó dinero producto del narcotráfico para comprar perfumes', expresa.

‘No tenemos ninguna razón para creer que el FBI, por ejemplo, esté participando en esta investigación. La única agencia que investiga a mi cliente es la OFAC y la DEA, que asiste al primero, y que según ellos tienen diez años en esta pesquisa', agregó.

‘Y este es el propósito de esta demanda, hasta ahora parece que no hay nada contra nuestro cliente. A pesar de todo lo que se ha dicho, nosotros consideramos que la reticencia que ellos tienen para desclasificar las pruebas es que son refutables muy fácilmente', apuntó.

Al ser cuestionado sobre si pudiera existir una ‘acusación sellada' que fuera la causa de la inclusión del Grupo Wisa en esta lista, el abogado respondió con un tajante ‘no'. ‘De hecho, el fiscal en Florida ha dicho repetidamente que el señor Abdul Waked no está bajo investigación, y la acusación contra Nidal Waked (su sobrino, también en la ‘Lista Clinton') no tiene nada que ver con los alegatos de su designación. ‘Son casos distintos, nada tiene relación con el señor Abdul Waked', aclara Aufhauser.

FIDEICOMISOS

Algunas estructuras comerciales confeccionaron fideicomisos para despojar a Abdul Waked de las acciones y que estas empresas pudieran operar manteniendo la fuerza de trabajo mientras culmina el proceso. El Departamento del Tesoro ha emitido licencias renovables para Felix, Soho Mall y los diarios y facilitar sus operaciones; sin embargo, las transacciones internacionales siguen siendo un obstáculo, al igual que las relaciones con los asociados de Estados Unidos, a quienes se les prohíbe, bajo amenaza de cárcel o multa, cualquier transacción con los señalados.

Esto ha ocurrido en los almacenes Felix y el centro comercial Soho Mall. No obstante, según la defensa, los fideicomisos no han sido suficiente para sacar a estas empresas de la ‘Lista Clinton'.

El Gobierno de los Estados Unidos no tiene justificación alguna. ‘No pueden articular una razón lógica o racional para negar la creación de un fideicomiso durante el proceso de apelación. Si me preguntas por qué, no tengo idea, pero lo que hace es destruir la vida de la gente', precisó el abogado norteamericano.

A la defensa le quedaban dos opciones, proceder con una apelación en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos o en la Corte. Ésta última, ejecutada el 25 de agosto pasado, busca que la Corte ordene al Departamento del Tesoro que muestre las evidencias que guarda. El juez tiene hasta 90 días para hacer efectiva esta petición, mientras tanto, al abogado le preocupa las consecuencias económicas que tendrá el paso del tiempo en las empresas.

‘Si tomas en consideración el efecto de negar un fideicomiso, figura que propuso el grupo económico ya sea para Balboa Bank o para el centro comercial Soho o Grupo Wisa, es para subestimar el valor del derecho a una apelación porque si la respuesta a esta apelación toma tiempo, todo estará destruido', reveló el abogado.

En la configuración del grupo económico de Waked se cuentan bienes raíces, el centro comercial Soho, Grupo Wisa de tiendas duty free , tiendas en la Zona Libre, además de los periódicos.

‘Ellos aceptaron el fideicomiso solamente de Soho y de las tiendas de departamentos Felix, pero rechazaron la figura para el resto de las empresas, que emplean a la mayoría de la gente', sostiene Aufhauser.

El representante legal afirma que no hay lógica en la acción del Departamento del Tesoro con respecto a Soho, que aún no ha sido excluido de la ‘Lista Clinton', a pesar de que las acciones han salido del control de su cliente. ‘Es solo para destruirlo', sostuvo.

Si el Gobierno estadounidense continúa escondiendo sus cartas, será una labor difícil, reconoce Aufhauser, confiado, sin embargo, en la defensa del empresario panameño una vez tengan acceso al expediente completo. ‘Ganaremos el caso', asegura, tras agregar que ‘la justicia común consiste en que si alguien está siendo acusado se le debe decir por qué'. ‘No podemos seguir dando golpes a un fantasma', insistió.

Guillermina McDonald, del grupo de abogados de Abdul Waked, mencionó que mientras los estadounidenses efectuaron su investigación no se emitieron alertas a los organismos panameños a efectos de solicitar cooperación. La abogada afirma que el escenario no permite refutar las pruebas, ‘el expediente administrativo es un cuadernillo lleno de hojas subrayadas en negro que no tienes derecho a ver'.

Con respecto al nulo efecto que han logrado los fideicomisos en la exclusión de la lista, McDonald considera que es resultado de la poca confianza que tiene el gobierno americano en el sistema panameño. ‘Es la excusa que ellos tienen', apunta.