La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Política

MiAmbiente: ¿una entidad que convence?

La política estatal por la conservación y la protección de la naturaleza empezó con la creación de un instituto (Inrenare), luego se convirtió en una autoridad (ANAM) y este Gobierno la convirtió en un ministerio con voz y voto en el Consejo de Gabinete. Sin embargo, en el ambiente no se notan los cambios de estructuras

LA ANAM ERA UNA AUTORIDAD CON MANDO Y JURISDICCIÓN PARA SALVAGUARDAR EL AMBIENTE. MIAMBIENTE ES UNA ENTIDAD INEFICIENTE, COMO EL RESTO DE LOS MINISTERIOS

¿CÓMO EVALÚA EL PAPEL DEL MINISTERIO DE AMBIENTE?

ARIEL RODRÍGUEZ

Desde 2009 en adelante, el papel de MiAmbiente como Anam y ahora como MiAmbiente ha caído a niveles de inoperancia inadmisible, y aún peor, de inobservancia de la ley que protege el ambiente de nuestro país. La capacidad de MiAmbiente en este momento es menor a la de la Anam de la primera década del siglo XXI. Ahora es un ente político total, a merced de pillos, piratas y mercenarios ambientales. Los funcionarios sólo están para tramitarle con urgencia notoria a esa gente primero. Por ejemplo, los bosques naturales siguen cayendo tres veces más rápido que la reforestación improvisada que se auspicia. En esa ecuación, con el tiempo, perderemos todo irremediablemente. Nunca tienen ni personal ni equipo ni suministros ni oficinas ni combustible ni viáticos ni permisos para hacer una simple inspección de un hecho ambiental punible. No se trata de un problema personal mío con MiAmbiente, sino institucional y de falta de visión estratégica de país, con los recursos para desarrollar las instituciones, tal y como debe ser, para el país.

¿CONSIDERA QUE HAY ALGUNA DIFERENCIA ENTRE LO QUE ERA LA ANAM Y LO QUE ES AHORA MIAMBIENTE?

Sí. Anam era autoridad con mando y jurisdicción para salvaguardar el ambiente. MiAmbiente es un ministerio ineficiente más como lo son el resto de los ministerios. Un botín político de cualquiera para dirigir la gestión ambiental. Un fracaso aumentado a lo que fue Anam. Abrigo la esperanza de que alguien rescate este ministerio y lo vuelva de nuevo autónomo, al menos las funciones sensibles que no sean corrompidas total y fácilmente por la corrupción tradicional.

EL GOBIERNO IMPULSA EL PROGRAMA DE LA ALIANZA POR EL MILLÓN DE HECTÁREAS. ¿CÓMO LO EVALÚA USTED?

Soy escéptico de los logros finales. Espero equivocarme. No veo sentido a sembrar un par de hectáreas por allí y acullá, y dejar que los bosques naturales que nos quedan se los coma el pasto ganadero como si estuviésemos en el período de los siglos XVI al XX, donde a nadie le importaba la pérdida de biodiversidad en todas sus formas.

¿QUÉ ES MEJOR, REFORESTAR O DETENER LA DEFORESTACIÓN?

Lo mejor es dejar restaurar el bosque de manera natural. Claro, puede ser ayudado con algo de reforestación. O sea, lo mejor es dejar de deforestar y cambiar la mentalidad de todos para un mundo sostenible. Eso es posible. Sin cambios de actitudes negativas hacia el ambiente estamos arando en el mar, con cualquier proyecto que intentemos. En este momento, el nivel de conciencia no es suficiente, por tanto, estamos arando en el mar y debemos despertar y actuar para que esto no siga ocurriendo así.

¿CÓMO ANALIZA EL PAPEL DE LOS MOVIMIENTOS AMBIENTALES DEL PAÍS?

Buenos en algunas regiones y casi ausentes en otras, pero no son suficientes ante el tsunami diario de ataques al ambiente promovidas, por un lado, por el gobierno con sus famosos permisos y concesiones de destrucción de ríos, destrucción de bosques, contaminación de aguas y aire, destrucción de ecosistemas clave, etc. Tampoco son suficientes ante una sociedad todavía con mucha cultura ambiental por aprender. Los movimientos ambientales ante el caos ambiental por todos lados, se han convertido en bomberos verdes, en vez de ser forjadores de cultura ambiental. La ingobernabilidad ambiental los tiene a la defensiva y con justa razón.

¿QUÉ TANTA CONCIENCIA AMBIENTAL TIENE LA SOCIEDAD PANAMEÑA?

Todavía muy poca. La conciencia ambiental es integral, y no por partes. O sea, no puedo ser defensor de un bosque en la mañana e irme de compras en la tarde a un centro comercial refrigerado para comprar muebles de madera, de dudosa procedencia, no certificada. Falta un 90% más de conciencia ambiental colectiva para cambiar el futuro ambiental del país al nivel deseado.

A PESAR DE QUE EL MINISTERIO DE AMBIENTE TIENE UN MAYOR PRESUPUESTO QUE LA ANTIGUA ANAM, SIENTO QUE NO HA VARIADO EN NADA EL TEMA AMBIENTAL DEL PAÍS

HARLEY MITCHELL MORÁN

¿CÓMO EVALÚA EL PAPEL DEL MINISTERIO DE AMBIENTE?

Es complicado hacer una evaluación. La entidad no debió constituirse en un ministerio, aunque tengo entendido que se han realizado unos cambios en su estructura administrativa, pero esos cambios se hacen cada cinco años. Los actuales cambios que han hecho no van a tono con la nueva categoría jurídica política de la institución. Eso sí, tiene más presupuesto que la antigua Autoridad Nacional del Ambiente, incluso tiene más personal, mayor competencia jurídica y preponderancia política, pero siento que no ha cambiado el talante en campo con respecto a la antigua entidad, con menos presupuesto. La vedad, no tengo una buena evaluación de MiAmbiente.

¿CONSIDERA QUE HAY UNA DIFERENCIA ENTRE LO QUE ERA LA ANAM Y LO QUE ES AHORA MIAMBIENTE?

Hay una diferencia leve. Con la nueva entidad, se puede impulsar desde el Gabinete el Consejo Nacional del Agua hace dos veranos, cuando se dio la crisis de sequía en la región de Azuero y, como te dije anteriormente, ha tenido un mayor presupuesto comparado con la Anam. Además, ha tenido una prestancia política en el Gabinete frente a algunas realidades como la sequía, que hubiese sido más difícil haberlo tenido si la institución hubiese seguido siendo una autoridad, como la Anam.

EL GOBIERNO IMPULSA EL PROGRAMA DE LA ALIANZA POR EL MILLÓN DE HECTÁREAS. ¿CÓMO LO EVALÚA?

Lo que pasa es que para evaluar algo, ese algo debe tener una coherencia mínima. Me parece que el programa, que el Gobierno llama pilar, es de reforestar el millón de hectáreas en veinte años, en realidad, en el sentido estricto de la palabra, no es un programa y no es pilar porque es una actividad que desde que se inició no ha arrojado estadísticas concretas sobre la realidad ambiental. El ministro Emilio Sempris últimamente nos ha dado unas estadísticas, pero me gustaría saber cómo por un lado estamos reforestando un millón de hectáreas y por otro, por qué la tala en Darién se ha agudizado. Igual en las otras áreas, como las cordilleras en la provincia de Chiriquí y la comarca Ngäbe Buglé, se sigue dando el tráfico de madera. El Ministerio de Ambiente alega que ha detenido el tráfico ilegal de madera, pero la verdad es que esto no se aguanta. La Alianza por el Millón de Hectáreas es un buen título para una actividad que sea visible, como lo es Techo de Esperanza o Barrio Seguro. Entonces, todos los años no pase de ser simbólica, porque no tenemos estadísticas de qué está pasando en el tema ambiental.

QUÉ ES MEJOR, ¿REFORESTAR O DETENER LA DEFORESTACIÓN?

Evidentemente, dejar de deforestar, porque la gestión ambiental debe ser preventiva. La tala en Darién, por ejemplo, tiene permiso y, por norma, esos permisos van acompañados con una orden de reforestar. Sin embargo, la orden de reforestación no se le exige a los que se benefician de los permisos de deforestación conocida como doméstica, que son los que más han deforestado. Los permisos a las comunidades son los que más han deforestado Darién y no tanto las concesiones. Esto ha sido desde 1998.

¿CÓMO ANALIZA EL PAPEL DE LOS MOVIMIENTOS AMBIENTALES DEL PAÍS?

Los movimientos ambientales son exageradamente independientes del ritmo al que baila la administración del momento. Hay momentos de total ausencia del movimiento ambiental panameño. Aunque existen grupos como CIAM y los movimientos en Chiriquí, que tienen una beligerancia, la capacidad crítica ambiental ha desaparecido en este quinquenio, no sé si sea por las tendencias políticas, por las que se suele tener más presencia en unas que en otras ocasiones. No estoy viendo ninguna mejora en el tema ambiental y tampoco que el movimiento ambiental cumpla su papel para lograr ese equilibrio.

¿QUÉ TANTA CONCIENCIA AMBIENTAL TIENE LA SOCIEDAD PANAMEÑA?

No hay conciencia ambiental, lamentablemente. Todo el mundo es ambientalista hasta que le tocan el bolsillo y puede ser personas humildes y del sector empresarial. Este último, paga para realizar foros ambientales, pero hace lobby en la Asamblea Nacional para aprobar leyes con intereses particulares y no colectivos, en materia ambiental. En el sector educativo no hay una transversalidad para tocar el tema ambiental.