Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Política

La presidencia de CD, ¿el cálculo político de Ábrego para negociar alianzas?

La diputada Yanibel Ábrego ha decidido disputar la presidencia de Cambio Democrático a su copartidario Rómulo Roux

Las fricciones a lo interno de Cambio Democrático (CD) están a flor de piel. La decisión de la diputada Yanibel Ábrego de disputarle la presidencia a su antiguo aliado y copartidario Rómulo Roux, responde a un cálculo político para negociar alianzas ganadoras y espacios laborales en un futuro gobierno. Así lo considera el politólogo y catedrático universitario Richard Morales.

La diputada Yanibel Ábrego se prepara para aspirar a la presidencia de CD.Archivo | La Estrella de Panamá

Ábrego ha manifestado su descontento con la actual dirigencia del colectivo que dirige Roux.

“Hay que corregir los errores del pasado y enfocarnos en ganar las elecciones”, aseguró la diputada, al anunciar que correrá para la presidencia del segundo partido más votado en las elecciones generales de 2019.

La diputada, que es la secretaria general de CD, agregó que la actual dirigencia ha fallado en sus intenciones por consolidar un partido organizado y fuerte. Sin embargo, Ábrego también forma parte de la dirigencia de CD.

El proyecto político de la diputada estaría apoyado por al menos 15 de los 18 diputados de la bancada de CD. Pero Ábrego no solo buscaría la presidencia del partido, sino que también aspira a encabezar la nómina presidencial para 2024.

A mediados de diciembre, la diputada estaría anunciando públicamente sus ambiciones a la presidencia del país, en el distrito de Capira, en donde ha sido elegida por tres periodos consecutivos, según dieron a conocer fuentes a lo interno de CD.

Al ser consultada sobre sus aspiraciones a la presidencia del país, la diputada no lo confirmó, pero tampoco lo descartó. Ella solo se limitó a decir que se postularía a la presidencia de su partido.

Morales no percibe a la diputada como una figura “presidenciable” por el desgaste que ha experimentado en su paso por la Asamblea Nacional. El politólogo está convencido de que lo que está buscando es el control del colectivo, lo que otorgaría poder para negociar con quienes aspiren a la presidencia del país.

Según Morales, el máximo cargo político del colectivo permite definir alianzas estratégicas para las próximas elecciones y posteriormente negociar espacios laborales en un futuro gobierno.

“Es un esquema parecido al del Partido Revolucionario Democrático (PRD) en la última elección, donde el control del colectivo terminó en manos de una facción de diputados, sin aspiraciones presidenciales, rompiendo la tendencia anterior donde quienes aspiran a la presidencia lideraban los partidos”, concluyó Morales.

Roux y Ábrego están dispuestos a enfrentarse por el control de CD. “Los resultados demostraron que el trabajo se hizo. Debemos mejorar y corregir algunas cosas para garantizar el triunfo en las próximas elecciones”, dijo Roux.

En enero de 2018, Roux le arrebató la presidencia del partido al expresidente Martinelli, con el respaldo de Ábrego. En agosto del mismo año, ganó las primarias presidenciales.

En 2023, Roux aspira a ser nuevamente el presidente de la junta directiva nacional. Y lo más probable es que busque la candidatura presidencial de CD para 2024.

En redes sociales, en donde comparte sus actividades políticas con miras a llevar su partido a gobernar el país, el actual líder del colectivo ha manifestado que teme que las aspiraciones de la diputada tengan fines distintos a llevar a CD a la presidencia. “No puede ser para entregar ni para negociar el partido a otros”, dijo Roux

Pero no es el único que advierte del tema. Ana Giselle Rosas, diputada de CD, muestra su lealtad a Roux. Rómulo fue nuestro candidato y estuvo a muy pocos votos de ganar; su espacio natural es el de liderar la oposición”, planteó.

Rosas, además, coincide con el máximo dirigente del colectivo en que todos los miembros pueden aspirar a cargos políticos, pero no poner en riesgo el triunfo de 2024. Para Rosas, que Roux presida el partido es una garantía de que no será entregado a otros intereses.

La decisión de Ábrego ha desatado cuestionamientos de quienes incluso piensan que aún responde a los intereses del expresidente Martinelli.

Una fuente del partido aseguró que la diputada busca una alianza con la organización Realizando Metas (RM), que promueve el expresidente Martinelli, para que se deje a Roux fuera de las elecciones presidenciales.

Ábrego, sin embargo, lo niega todo. Aseguró que esa sería una decisión de la membresía. Pero su objetivo es que CD sea la opción presidencial para 2024. Fue enfática en señalar que no se ha reunido con el expresidente cuyo movimiento ya alcanzó las firmas exigidas por ley para constituirse en partido político.

“La oposición de Ábrego a Roux lo dejaría debilitado frente a la arrolladora maquinaria de un Martinelli que sintoniza con la gente, porque habla como a ellos les gusta”, dijo un analista político que prefirió no mencionar su nombre.