28 de Sep de 2021

Política

RM, la nueva estructura partidista política que debilitaría a CD

Expertos consultados por 'La Estrella de Panamá' opinan que la carismática y particular figura de Ricardo Martinelli puede incitar a que los adherentes de Cambio Democrático (CD) abandonen el colectivo para unirse a las filas de Realizando Metas (RM)

El partido Realizando Metas (RM), que preside el expresidente Ricardo Martinelli, podría entorpecer las aspiraciones de Cambio Democrático (CD) de regresar al poder político en 2024, colectivo que alcanzó la segunda fuerza en las pasadas elecciones presidenciales de 2019.

Juramentación de Ricardo Martinelli, presidente electo del partido Realizando Metas.Archivo | La Estrella de Panamá

Expertos en ciencias políticas consultados por La Estrella de Panamá opinan que la particular y carismática figura del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) estimulará a miembros del CD a abandonar el partido para unirse a la nueva estructura partidista. Aunque otro de ellos considera que aún no está definido el capital político de una figura –Ricardo Martinelli– que ha transitado por distintos escándalos, entre ellos, de corrupción.

“Indudablemente atraerá a muchos de los cuadros y militantes del partido político –CD– que fue la cuna de esta particular forma de legitimidad carismática, que ya forma parte de la peculiar historia política istmeña”, opina Rubén Darío Patiño, catedrático de ciencias políticas de la Universidad de Panamá (UP).

CD surgió de la mano de Ricardo Martinelli, en 1998, como una tercera fuerza política. El colectivo encabezó las elecciones generales de 2009 con una coalición de oposición denominada “Alianza por el Cambio”, que dio como resultado la elección de su líder y fundador.

En 2018, Martinelli perdió el control del colectivo debido a una maniobra de una fracción de diputados que eran aliados de Rómulo Roux, mientras se encontraba en medio de problemas legales.

El expresidente no olvidó su vocación política y ante la imposibilidad de recuperar CD, ahora –a través de otro instrumento partidario– busca reproducir el caudal que todavía mantiene como figura política. De allí la creación de la nueva organización política: Realizando Metas (RM).

A finales de septiembre de 2020 anunció la recolección de firmas para constituir su nuevo partido. En tan solo 40 días, en medio de la pandemia que limitaba la movilidad de las personas, alcanzó las 39 mil firmas exigidas por la ley. Y finalmente aportó más de 60 mil firmas al Tribunal Electoral (TE) para fundar su organización política.

Luis Camacho, secretario general del nuevo partido RM, afirmó que la inscripción del partido demostró el liderazgo y la simpatía que le tiene la población a Martinelli.

El expresidente logró inscribir su partido incluso primero que otros movimientos que tenían los mismos fines, que habían empezado antes la búsqueda de las firmas, apuntó Camacho.

“Esta maquinaria mostrará sus recursos –materiales, humanos– en la coyuntura electoral de 2024. Para eso ha sido creado el partido”, dijo Rubén Darío Patiño.

Samuel Prado Franco, profesor e investigador en filosofía y ciencias políticas, considera que existe la posibilidad de que las diferencias internas en la estructura partidista de CD provoquen la migración de sus adherentes.

“(CD) Fue y es un partido personalista y caudillista basado en el liderazgo autoritario de Martinelli. Tomará todo lo que quedé de la lucha interna”, dice Prado Franco.

Sin embargo, para Prado Franco el escenario político del movimiento martinellista aún no está definido. Es un partido emergente que tiene como carta de presentación el liderazgo y gestión de Martinelli, pero que no tiene estructuras partidarias consolidadas ni territoriales. Y anticipa que “se abocará mayormente a sobrevivir y acumular votantes en las próximas elecciones”, concluye.

Enoch Adames, sociólogo y catedrático universitario, considera que todavía es muy temprano para anticipar alineamientos políticos. “Pero con partidos políticos carentes de plataformas programáticas y cuya orientación es el poder, todo puede suceder”.

Según el sociólogo y catedrático universitario está por verse hacia dónde se dirigen las lealtades a lo interno de CD. Sobre RM, Adames dijo que no está claro el capital político de una figura que ha transitado entre tantos escándalos.

En junio próximo, Martinelli enfrenta un segundo juicio por los pinchazos telefónicos en su administración de gobierno luego de que un tribunal de apelaciones anuló un fallo de no culpable.

El proceso judicial definirá el futuro político del expresidente que aspira a alcanzar nuevamente el máximo poder político del país y escribir una nueva página en la historia en la política panameña.

Idiosincrasia política

Los partidos políticos han sido tradicionalmente maquinarias electorales, es decir, instrumentos que permiten legitimar el poder a través de procesos electorales.

El sistema no permite reivindicaciones de grupos sociales mayoritarios, aunque sí asume la representación de intereses económicos cuando estos no se exteriorizan por cuenta de las asociaciones de intereses, expuso Rubén Darío Patiño, catedrático universitario, experto en ciencias políticas.

El sistema partidario tampoco asume connotaciones ideológicas. Los partidos políticos suscriben los intereses de los grupos económicos dominantes y expresan su apego a la economía de mercado. Todos serían clasificados como partidos de derecha, desde centro derecha a derecha extrema, concluyó el docente universitario experto en ciencias sociales.