Temas Especiales

25 de Ene de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Más encuestas

Como siempre, insisto en lo importante que es para la cultura democrática panameña que los ciudadanos no permitan que los resultados de ...

Como siempre, insisto en lo importante que es para la cultura democrática panameña que los ciudadanos no permitan que los resultados de una encuesta sean los que determinen la decisión del ciudadano al momento de emitir su preferencia electoral.

Por ejemplo, en los resultados de las encuestas publicadas el mes pasado, Juan Carlos Varela incrementó mucho más de 10 puntos porcentuales cuando se le preguntó a los encuestados su intención de voto. Hay que decir que ese aumento, aunque muy alto en mi opinión, era casi natural toda vez que venía de un contundente triunfo en las primarias del Partido Panameñista; cualquiera que ganara forzosamente iba a obtener una mayor preferencia en las encuestas. Poco a poco, mientras llega diciembre, el ahora candidato panameñista irá ubicándose en el porcentaje real producto de su estrategia y de su campaña publicitaria y propagandística.

No muy distinta es la situación de Ricardo Martinelli, las preferencias obtenidas son el producto de su especie de gota que orada la roca en estos cuatro años de administración Torrijos con algunos aspectos novedosos en los últimos meses, como lo es el permanente ataque a lo que él denomina “la clase política tradicional” a la que supuestamente cuestiona. Es evidente que Martinelli pretende capitalizar los niveles de malestar que un sector de la sociedad tiene hacia el PRD y el Partido Panameñista. Quedará por ver hasta dónde podrá llegar el líder de Cambio Democrático con ese discurso y cómo le ayudará el mismo a llegar a un porcentaje sólido (hacia arriba o hacia abajo).

El próximo domingo le corresponde el turno a los miembros del Partido Revolucionario Democrático (PRD), ese día deberán elegir a quien ellos determinen será el candidato(a) a presidente de la República. La gran diferencia de esta primaria con las anteriores (como ya lo he advertido) es que es la primera vez que tienen una competencia entre dos figuras intensas y organizadas (por lo que se ve) para ganar ese día.

Camino al 7 de septiembre, es evidente que el tono de la campaña interna del PRD seguirá en aumento. La pregunta de siempre es ¿quién gana y quién pierde con ese nivel de campaña? Creo que en lo de la censura a la propaganda, por parte del Tribunal Electoral, no necesariamente benefició a Navarro, pero sí perjudicó a Balbna Herrera por lo de la censura.

Logró que todos los periódicos editorializaran en contra de lo decidido, que en todas las radios se dieran comentarios adversos y que todas las televisoras hicieran la cobertura crítica del caso. Habrá que conocer el próximo domingo, cómo reacciona el votante PRD sobre todo lo ocurrido, así como también si se impone la popularidad a la organización o viceversa.

De lo que no dejó de sorprenderme es de la actitud del panameños, en general y PRD en particular. Después del debate en TVN, ya perdí la cuenta de la cantidad de gente que dice “Cortizo es el mejor candidato, pero no tiene chance”.

Es evidente, que ese “no tiene chance” es producto de los resultados de las encuestas, porque es la única explicación que le encuentro a esa contradicción. La decisión de quién será el candidato(a) del PRD es de sus miembros y no le discuto los méritos que cada uno tiene para aspirar al cargo; lo que sería penoso es confirmar que lo publicado es lo que determina o condiciona la definición del voto de un elector.