Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Festival del Folclor

Hace algún tiempo vengo escuchando a algunas personas interesadas en celebrar un Festival Internacional del Folclor en nuestro país. Rec...

Hace algún tiempo vengo escuchando a algunas personas interesadas en celebrar un Festival Internacional del Folclor en nuestro país. Recuerdo que en marzo de 1991 visité, acompañado por mi madre, doña Eladia Espino Vda. de Durán (q.e.p.d.), a la Dra. Dora Pérez Vda. de Zárate (q.e.p.d.). Con ella conversé sobre esta inquietud, conversación de la cual guardo constancia.

Por aquellos años escuché a varios coterráneos hablar de la idea de realizar un Festival Latinoamericano del Folclor en Guararé, donde se ha exaltado el canto de la décima a través del Festival de la Mejorana. Con ellos conversé sobre la idea de realizar dicho festival, quizás cada cinco años, por lo costoso.

Al comentarle a doña Dora —notable folclorista nacional— sobre esta idea, respondió que ella también había escuchado de esta inquietud. Una vez —nos confió— a su casa llegó el Prof. Nelys Borrero, interesado en hacer un Festival Latinoamericano de Canto de Décimas. Nelys, como guarareño también, proponía —por supuesto— que ese festival se realizara en Guararé. Incluso, —nos contó doña Dora— se hicieron varias reuniones con tal fin y ella le ayudó a Borrero a formular el proyecto, pero no sabemos en qué quedó toda esta iniciativa.

A la Profa. Dora le pareció una idea “lindísima” —según sus propias palabras—, pues ella había pensado en algo similar para la celebración de las Bodas de Plata del Festival de la Mejorana, en 1973, año en que se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Folclorología. Para esa ocasión la Dra. Zárate invitó a cantantes de décimas cubanos, colombianos, puertorriqueños, uruguayos, peruanos, mexicanos y argentinos, que son los que más se dedican al canto de décimas, pero, como el asunto salía muy caro, optó sólo por llevar a Guararé a autoridades internacionales en materia de folclor, y se realizó el anteriormente mencionado Primer Congreso Internacional de Folclorología. Con lo poco que quedaba de dinero, a los únicos que podía llevar a Guararé era a los decimistas colombianos, quienes acompañarían al famoso folclorólogo Manuel Zapata Olivella. Pero Zapata Olivella, el día antes de salir para Panamá, le telefoneó a doña Dora desde Bogotá, diciéndole que los decimistas no podían asistir.

Puede ser que algún día la idea se haga realidad, porque —como ella lo dijo en aquella ocasión— sería admirable ver cómo canta, toca y baila América Latina. Ella nos contó que fue una vez a Cuba y escuchó cómo cantan los cubanos la décima. Ya en el Festival de la Mejorana de 2001 pudimos escuchar a los mexicanos, cuando se presentaron en Guararé tres miembros del grupo mexicano “Chéjere” (“Pájaro Carpintero” en una de las lenguas indígenas de México). Sería fenomenal escuchar a los salvadoreños, venezolanos, colombianos, peruanos, uruguayos, argentinos y dominicanos. Interesante ver el hilo conductor que une a nuestros pueblos en el canto de décimas, con sus respectivos instrumentos e indumentaria típica.

Para otros tipos de actividades los gobiernos pagan todo. En Tlacotalpan, en México, se celebra un festival de canto de décimas en febrero, para las festividades de la Virgen de La Candelaria, pero Panamá nunca se ha hecho presente. Nuestros gobiernos pagan por organizar actividades de otro tipo, pero para los eventos culturales no hay dinero. Esperamos que esta situación cambie y haya conciencia de que vale la pena realizar en Panamá un Festival Internacional del Folclor.