Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Previsión ante buenas nuevas

En definitiva, Panamá genera muy buenas noticias, las que, a su vez, contribuyen eficazmente en su posicionamiento de país, respecto al ...

En definitiva, Panamá genera muy buenas noticias, las que, a su vez, contribuyen eficazmente en su posicionamiento de país, respecto al resto de las naciones de la región y del mundo. Nos referimos concretamente al informe publicado a principios de la semana por la Contraloría General de la República, sobre la Inversión Directa Extranjera.

De acuerdo con la entidad estatal, durante el primer semestre del año en curso la Inversión Directa Extranjera totalizó los cien millones de dólares, por lo cual la nación panameña obtuvo un incremento del 32.8% en relación al comportamiento de este sector durante el mismo período del año 2007. Eso es indicativo de la confianza existente por parte de los inversionistas extranjeros, quienes han decidido aprovechar la competitividad y demás elementos que han modernizado a Panamá, para de esa manera poner a producir sus capitales, a la vez que también contribuyen en el desarrollo de nuestra tierra.

Entre los componentes del auge de la IDE, el informe a que hacemos referencia hace mención de las inversiones y reinversiones en el rubro de las utilidades de los bancos que operan en el país, precisamente en los de licencia general; también comprenden aquellas operaciones en la construcción, la telefonía celular, además de lo que se invierte en las nuevas instalaciones portuarias, en la ampliación del Canal, así como las generadoras de energía eléctrica.

Que el país haya recibido esta inversión tiene mucho significado, si tomamos en consideración las crisis financieras que afectan a algunos mercados, como el norteamericano, el desplome de las bolsas de valores, los altos precios del combustible, los fenómenos bélicos y hasta los desastres naturales. Tampoco podemos desestimar los esfuerzos que llevan adelante otras economías para captar a los inversionistas extranjeros, porque están conscientes de que esta participación es fundamental en el progreso de los pueblos.

Panamá ha estado haciendo sus coordinaciones internas con madurez, consistencia y mucho juicio, lo que ha revertido en respuestas efectivas como lo es el incremento de la IDE. Aunque existe la posibilidad de que se produzca una desaceleración económica mundial, con las consabidas contracciones en las inversiones, es importante tener presente todo aquello que permita hacer frente al fenómeno, con la menor afectación en la calidad de vida de quienes habitamos en Panamá.

Es imprescindible que cada instancia gubernamental y de la empresa privada, esté pendiente de cómo mejorar la oferta país, porque los beneficios son para el conjunto. En esta fase no podemos desestimar los problemas que pudieran causar un impacto negativo en la economía nacional, aunque algunos previsores de estos temas, como la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), proyectan un crecimiento económico para América Latina y, por supuesto de Panamá, en el 2008, a pesar de la crisis que desde el año pasado afecta a los Estados Unidos de América.

El comportamiento de los mercados en el día a día nos dará las señales para estar alertas y que de esa manera podamos mantener nuestro crecimiento económico. Ojalá fuera posible con los dos dígitos, tal y como sucedió el año pasado, cuando estuvo por encima del 11%, aunque los economistas locales han vaticinado que las probabilidades no indican eso.