Temas Especiales

20 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

‘Bruce’, fósil del mar

Una prueba de existencia en el tiempo, eso es un fósil, una parte de la creación que alguna vez respiró, se movió... vivió.

Una prueba de existencia en el tiempo, eso es un fósil, una parte de la creación que alguna vez respiró, se movió... vivió.

Un paisaje algo triste por la lluvia, una mar de aspecto poco confiable y una población de tiburones escasa, fue lo que pude observar durante una visita inesperada a Boca Chica, Chiriquí.

En está comunidad de pescadores artesanales alegan que la pesca de tiburones que realizan no afecta tanto el ecosistema como lo hacen los barcos mercantes, pues según ellos su pesca es diversa, no exclusiva de este depredador del mar. Además hay un período en que aunque quieran pescar no hay ningún tiburón a los alrededores. La explicación a esto puede ser la manera en que la propia naturaleza se autorenueva.

Por mucho que se trate de explicar los tiburones están siendo diezmados a cuenta gotas, y ni por tamaños se excluyen, igual, los treinta o cuarenta anzuelos envueltos en un bocado de manta raya dan siempre resultados una vez que muerden su último bocado.

Así mismo como ellos reconocen que hace cuarenta años atrás los tiburones merodeaban por la orilla y ahora son escasos, no por culpa exclusiva de ellos, sino por falta de una ley que proteja a este temible rey de los mares, que ahora se ha convertido en el lucro de una industria antifranciscana, igual que muchas otras.

Desde la aparición de “Bruce”, el tiburón mecánico de Spielberg hasta el “Bruce” de Buscando a Nemo, un tiburón siempre será un tiburón, el malo de la película, el que caza al sentirse excitado por la sangre de su presa.

En muchos lugares de Panamá nuestro “Bruce” es un animal del mar que caza para sobrevivir, un animal que ya no posee territorio y que es cazado por el hombre para placeres culinarios, exportación, ocio, decoración y lucro.

Con amor a Bruce de Asís.

Nota: “antifranciscana”, que va en contra de la protección a los animales de San Francisco de Asís que cumplió años este 4 de octubre.