Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Devolver la esperanza

Devolver la esperanza a aquellas personas que por alguna razón quedaron rezagadas, olvidadas o simplemente no recibieron el seguimiento ...

Devolver la esperanza a aquellas personas que por alguna razón quedaron rezagadas, olvidadas o simplemente no recibieron el seguimiento adecuado a sus peticiones y/o solicitudes para formar parte activa en el desarrollo de los países, es decir, enfrentan la pobreza o la pobreza extrema, es uno de los objetivos de trascendencia que las diferentes administraciones gubernamentales, especialmente de las naciones integrantes de la ONU, persiguen a favor de la mejor calidad de vida de sus habitantes.

En esta ocasión consideramos de suma importancia reflexionar sobre una efeméride que celebramos el pasado viernes 17 de octubre: el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, declarado por la Asamblea General de la ONU.

Desde 1993 cuando se tomó la decisión, y año tras año, las naciones miembros de este organismo mundial han reiterado el compromiso de promover iniciativas tendientes a lograr la máxima y óptima incorporación de las personas que viven en pobreza y pobreza extrema a todas las iniciativas encaminadas a lograr el desarrollo, ya que ninguna sociedad podrá sentirse autosuficiente o siquiera vanagloriarse por haber alcanzado un alto grado de progreso, si una sola persona enfrenta algún nivel de carencias.

No tomar acciones para superar la pobreza en cualquiera de sus acepciones, es considerado como un atentado contra la dignidad y los derechos, de las propias personas y del conglomerado social vulnerable.

En estas tareas para superar la situación, corresponde al individuo, a la sociedad, a los gobiernos, a la empresa privada y a cualquier otra instancia existente, contribuir en su medida para seguir adelante.

En el caso de nuestro país, el proyecto Red de Oportunidades, puesto en vigencia por la actual administración gubernamental, ha logrado, a la fecha, incorporar a unos 61,489 hogares con la meta de ayudarlos a rebasar esos ciclos de necesidades en que se han visto sumidos por diferentes circunstancias. Estas personas han recibido la orientación adecuada para que puedan vislumbrar otros horizontes de avanzada, progreso y optimismo.

Este programa, en el caso de las mujeres amas de casa o dirigentes de familias, ha permitido que unas cuarenta mil se hayan capacitado y convertido en micro empresarias, a través del desarrollo de proyectos como la cría de aves de corral, cerdos, cultivo de tilapias en estanques, producción de pan, mejoras en métodos de siembra y hasta fabricación de bloques y construcción.

Con el producto de estas iniciativas no solamente aseguran el sustento de la prole y del resto de la familia, sino que también obtienen ingresos que les permiten solventar otros requerimientos.

La Red de Oportunidades, además, atiende los aspectos de salud y educación, de allí que el 90 por ciento de los niños y niñas menores de cinco años ha recibido sus vacunas, con la periodicidad que se amerita para gozar de buena vitalidad.

En este mundo moderno es reprochable que haya analfabetas, por lo que el Proyecto Muévete por Panamá ha sido el vehículo para atender a más de 28 mil personas, quienes ahora ya saben leer y escribir.

Para nosotros es un orgullo que, en este décimo quinto aniversario de celebraciones del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, Panamá cuente con hechos reales que sustentan el compromiso adquirido con su gente y con la ONU.