Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Que se destituya y juzgue a DDD

Hace poco la viuda del cabo Andrés García denunció que el ahora ministro de Gobierno y Justicia, Daniel Delgado Diamante, asesinó a su e...

Hace poco la viuda del cabo Andrés García denunció que el ahora ministro de Gobierno y Justicia, Daniel Delgado Diamante, asesinó a su esposo en 1970. Tal hecho sólo confirma las denuncias del SUNTRACS y FRENADESO de que el gobierno de Martín Torrijos ha fortalecido la presencia de ex miembros de las Fuerzas de Defensa, con una visión militarista y represiva, antidemocrática y que ha querido instituir el terrorismo de Estado, utilizado el método del sicariato y del asesinato directo de dirigentes obreros y populares, para silenciar las protestas.

Así fueron asesinados los dirigentes obreros Osvaldo Lorenzo, Luigi Argüelles y Al Iromi Smith, por miembros de la Policía Nacional y sicarios de la empresa Odebrecht, con el amparo absoluto del gobierno, de Delgado Diamante, Rolando Mirones, sobrino del ex coronel Virgilio Mirones (ya fallecido) y del propio Ministerio Público que no encuentra a los culpables.

El SUNTRACS y FRENADESO desde entonces exigimos la destitución y el encausamiento de Mirones y Delgado Diamante, por ser responsables de estos asesinatos. La respuesta de Torrijos fue el apoyo irrestricto al ministro y el ascenso del asesino de Smith, el sargento Manuel Moreno, a sub-teniente. Igual que Omar Torrijos y el estado mayor, no sólo impidieron el juicio de Delgado por el asesinato de García, sino que se le designó como escolta personal del general, Manuel Moreno también quedó como escolta de Mirones.

Ahora, hay grupos y medios de comunicación que se dicen defensores de la justicia. Varela y Martinelli ahora han exigido la destitución Delgado. Pero, ¿qué dijeron cuando asesinaron a Argüelles, Lorenzo y Smith, se pretendió encarcelar a Saúl Méndez, utilizando a un delincuente para que declarara falsedades, se encarceló a más de 1000 trabajadores, se les hizo juicios abreviados en las instalaciones de la Policía al estilo de la dictadura? Nada. Guardaron silencio cómplice. Para estos señores (as) la justicia es sólo para algunos y cuando les conviene a sus intereses. ¿Qué han dicho de la desaparición del padre Héctor Gallego y del asesinato de Floyd Britton en Coiba? Nada. Esta es su doble moral.

Hay quienes la ocasión les ha valido para exponer abiertamente su ideología militaroide, afanosos defensores de Delgado Diamante, ahora se nos presentan como los más democráticos, así como Balbina Herrera le dio el respaldo a Delgado, por ser un militar reincorporado a la “vida democrática”; estos creen que el pueblo ha olvidado el papel que jugaron durante el régimen de Noriega y Torrijos.

Igual de demócratas se nos presentan ahora el ex general Rubén Darío Paredes, aceptando incluso que fue responsable de que Delgado Diamante no fuera a juicio; y el ex coronel Roberto Díaz Herrera, tío de Martín y embajador de Panamá en Perú, pese a haber reconocido públicamente su enriquecimiento ilícito. Son lobos disfrazados de ovejas.

Debemos exigir que se dé cuenta de los desaparecidos y asesinados durante la dictadura militar. Que Paredes declare y diga qué hicieron con los cuerpos de Gallego y Britton, así como de todos los asesinados por la dictadura.

Paredes, así como Díaz Herrera, tampoco están exentos de culpa.