Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Mitosis en la política presidencial istmeña

IV grado, Instituto Pedagógico, 1961: nos introduce el Prof. Humberto Vergara D. en una clase de ciencias, el tema de la mitosis, es dec...

IV grado, Instituto Pedagógico, 1961: nos introduce el Prof. Humberto Vergara D. en una clase de ciencias, el tema de la mitosis, es decir la reproducción asexual celular en tejidos embrionarios, en cicatrizaciones, en regeneraciones de órganos.

Al umbral de dos décadas del ejercicio democrático en Panamá percibimos un fenómeno similar, 2008: las encuestan reflejan una importante revelación. Por primera vez en la historia republicana percibimos una tercera fuerza política que lidera las preferencia de los votantes, inscritos e independientes, por la Presidencia de la República. Las tendencias son claras e inequívocas: Primero: El fenómeno de regeneración, mitosis política, empieza a tomar efecto tras 40 años del “quítate tú para ponerme yo” del mezquino intercambio entre los partidos tradicionales. O sea, finalmente, la gente tiene bien claro el mensaje del verdadero cambio de Ricardo Martinelli. Segundo: Cambio Democrático sobrepasa en la preferencia de los votantes al Partido Panameñista. Si bien es cierto que Solidaridad ofrece un panorama similar en el 2004, éste fue pasajero y resultado de un voto de castigo por la deplorable administración mireyista. Este fenómeno, normalmente, no debe acaecer después de 4 años de un gobierno PRD, que ha demostrado ser peor que su antecesor.

Tercero: La tendencia nos muestra la mitosis en la candidatura de Martinelli cara a cara con una astenia en la preferencia por Balbina Herrera. En la medida en que se aproximan las elecciones, más votantes, cansados del mismo cuento de políticos tradicionales que entraron pobres y salieron millonarios, mientras la pobreza oscila alrededor de un vergonzoso 40%, muestran su palpable preferencia por Martinelli. Cuarto: Dentro de todos los problemas que enfrentan los panameños el de mayor trascendencia es la administración de la economía. Y aquí, ningún candidato, excepto Martinelli, goza de los conocimientos y la exitosa experiencia para una eficiente conducción del Estado. Y así lo están entendiendo los votantes.

Vemos cómo, indiferente a las tendencias internacionales, el actual gobierno muestra una pueril indiferencia al aumentar el presupuesto público de 2009. Craso error, que hasta el más desorientado votante ve con claro desdeño. No se compra un colosal automóvil al incrementar el costo del combustible. En un año electoral, eso es lo que ocurre. Con la única diferencia que ahora Juan Pueblo se da cuenta que ese relumbrante coche tiene la placa del PRD. Ante este fenómeno, se hará evidente la necesidad de una campaña sucia por parte de los partidos tradicionales. Tardíos pataleos de ahogados. Para ellos, ya el electorado está vacunado con la versión política de la mitosis del Profesor Vergara: el mensaje de Ricardo Martinelli, un auténtico cambio.