Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Hasta nunca, Mingthoy Giro

El caso de Mingthoy Giro se enmarca justamente en medio de una situación en la cual su amistad con la pareja presidencial está erosionan...

El caso de Mingthoy Giro se enmarca justamente en medio de una situación en la cual su amistad con la pareja presidencial está erosionando la labor que ellos vienen desarrollando en aras del bienestar de los panameños.

La señora Giro, quien jamás arrancó con buen pie su gestión, recibió críticas severas por una supuesta remodelación del Parque Omar, que en la actualidad ya presenta un cuadro de deterioro enorme, siguió con la pérdida de los “juegos de Antaño”, levantó acres comentarios de la sociedad en general por su actividad como presidenta de la Junta del Carnaval — que incluye no dar informes económicos como exige la ley —, y más recientemente lo grave del estado de la piscina ecológica a su cargo, que es un foco de contaminación, todo lo cual vuelve a reafirmarnos una negligencia inexcusable en los cargos que detenta.

Recordemos que la pareja presidencial, confiando en la amistad para con la ex presentadora de televisión, la designó presidenta de la Junta del Carnaval, actuación que dejó mucho que desear y el carnaval fue un derroche de dinero que aprovecharon muy bien muchos artistas extranjeros en desmedro de los nacionales que, como ya es costumbre en Panamá, sólo recibieron microscópicos emolumentos en comparación con la millonada que se le pagó a artistas realmente mediocres, relumbrantes sólo de nombres supervalorados por las gigantescas maquinarias propagandísticas.

Pero nada de esto ha sido suficiente para que la señora Giro recuerde la sabia sentencia que determina que “la mejor amistad es la que no perjudica” y prosiga a sangre y fuego en su puesto de presidenta de la Junta Permanente del Carnaval, preparándose una vez más para “mas de lo mismo” en el 2009, desdorando así los indiscutibles grandes logros de la administración Torrijos. Quienes conocen a “Mintió” Giro, dicen no estar dispuestos a hacerle una recomendación sana en el sentido de dar un paso atrás y permitirle al matrimonio Torrijos-Fernández disponer de los cargos que no ha sabido desempeñar, para que se designe a otra persona con capacidad de hacer las transformaciones del caso, y recuperar el tiempo perdido en su mala administración. Supuestamente le tienen miedo a su reacción, cuando le soliciten el cargo.

Creo, y lo digo con el mayor respeto, que a Mingthoy Giro le corresponde acercarse a sus amigos del Palacio Presidencial y poner a disposición los cargos que ha ostentado durante cuatro años, generando más polémicas y críticas que buenos resultados. Ella, valorando su amistad para con la pareja presidencial, debe renunciar a presidir la Junta del Carnaval, este año — para dejar a sus amigos en libertad de ubicar a un funcionario que realice un mejor trabajo, sin enturbiarles las aguas como lo ha hecho ella. “La mejor amistad es la que no perjudica”.

-El autor es periodista.erluga@cwpanama.net