Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Santo de los periodistas

San Francisco de Sales, Santo Patrón de los Periodistas y Doctor de la Iglesia Católica. Hijo primogénito de la familia Boisy, nació en ...

San Francisco de Sales, Santo Patrón de los Periodistas y Doctor de la Iglesia Católica. Hijo primogénito de la familia Boisy, nació en el ducado de Saboya en los Alpes, el 22 de agosto de 1567. Fue bautizado como Francisco Buenaventura de Sales, como sus antepasados, en lugar de Boisy, apellido paterno. Desde niño demostró grandes habilidades, acompañando a su madre en las visitas a los pobres. De joven vivió con honestidad y austeridad, pero con fogosidad en todas sus acciones.

Asistió al Colegio de La Roche y desde esa época se motivó a la vida religiosa. Su padre quiso prepararlo para ser un “hidalgo” con un programa de retórica, filosofía, esgrima, destinado a vivir en el mundo y la Corte. Siguió las instrucciones paternas, pero su orientación era la Teología. Al culminar sus estudios pasó sus exámenes de Arte y, según la voluntad de su padre, se especializó en Derecho en Paris. Por esa época se difundía el Calvinismo desde Ginebra y se dio una guerra, por lo que tuvo que abandonar Paris e irse a culminar sus estudios de abogacía en la Universidad de Padua.

Por esos años presentó una grave enfermedad, casi muere, pidiendo entregar su cadáver a la Escuela de Medicina. Pudo recuperarse y logró el Doctorado de Derecho el 5 de septiembre de 1591. Su padre hace gestiones para nombrarlo en una Magistratura, le concede el título de Señor de Villaroget, lo lanza de candidato al Senado y le obsequia una biblioteca llena de libros de derecho. Se encontró frente a hechos consumado, obligado a actuar como hombre de mundo. Es más, su padre le preparó una prometida para un futuro matrimonio, lo que él no acepta pretextado que la niña merecería algo mejor que él.

De regreso a Annency, al obtener su título en el Senado, en tres ocasiones su cabalgadura lo arroja al suelo y la espada cae sobre la vaina en forma de cruz, lo que entiende como una señal del llamado a la vida religiosa. Cambia su vestimenta por la sotana, abandona su derecho de hijo y sus títulos. El 18 de diciembre de 1593 recibe la orden sacerdotal. Para vencer las herejías calvinistas, causadas por los escándalos de malos sacerdotes, fundó la Cofradía de los Penitentes de la Santa Cruz. Cuando necesitaron misionero para la región de Chablis, ocupada por los calvinistas, se ofreció voluntario, instalándose en Allinges.

Pasó necesidades y querían matarlo. No querían escucharlo, preparó folletos que él mismo dejaba debajo de las puertas. La invención de la imprenta le permitió sacar la primera revista semanal. Algunas veces intentaron atacarlo, se defendió con la palabra. Visitando a los pobres, enfermos y predicando, la gente vino a escucharlo. A solicitud de Roma fue designado Obispo Auxiliar. Su fama de predicador llegó a Enrique lV, que lo nombró Obispo de Paris, no aceptó y fue nombrado Obispo de Ginebra. Rechazó pompas y ostentación. Instalado en Dijón, escribió folletos que recopila, siendo éxitos de librería, traducidos en varios idiomas. Redactó libros sencillos y amenos con la profundidad de un sabio. Fundó la Congregación de Visitación Santa María. En su último mensaje escribió “Humildad”. Falleció a los 54 años, el 20 de diciembre de 1622, y fue enterrado en Annecy. En 1665 el Papa Alejandro Vll lo inscribe en la Lista de los Santos. El 16 de noviembre de 1877, el Papa Pío lX le da el título de Doctor de la Iglesia. Su consejo: “hacer todo por amor”.

En memoria de Guillermo Rolla Mallea, periodista de La Estrella de Panamá, El Panamá América y La Prensa (1913-2000).

-El autor es médico y ex ministro de Estado.grollap@cableonda.net