Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Real el peligro de la plutocracia?

Capital juega a capital y sería ingenuo no pensar que en una coyuntura electoral se juegan dos proyectos estratégicos, por un lado uno q...

Capital juega a capital y sería ingenuo no pensar que en una coyuntura electoral se juegan dos proyectos estratégicos, por un lado uno que adopta la forma de contestatario y crítico, pero que en última instancias coaliga grupos económicos que se articulan a la actividad económica importadora de mercancías y bienes, de consumo necesario y vital, lo que les ha permitido tasas considerables de acumulación capitalista y traspolar los mismos hacia otras actividades de igual rentabilidad, manteniendo en dicho reagrupamientos una cuota importante de hegemonía política.

Son actores de la política, que se reservan, muy a lo íntimo, una visión empresarial de la administración del Estado, de poca capacidad de entender y manejarse con las contradicciones y mediaciones sociales. Desde este punto de vista, constituyen un peligro para la democracia participativa y ciudadana.

Por el otro lado se encuentra la opción electoral, que, si bien articula a grupos empresariales, entiende y tiene la capacidad para entender que el Estado tiene que ser el mediador social por excelencia, al igual que constructor de equilibrio societal.

En artículos anteriores, he señalado que el gobierno del presidente Martín Torrijos le dejará a la próxima administración un Estado con una sólida capacidad financiera, verbigracia, se estima que recibirá en el quinquenio venidero sumas por alrededor de los $6 mil millones provenientes del Canal de Panamá. y con algunos megaproyectos, unos concluidos y otros por concluir.

En el marco anterior, razón tiene el Dr. Guillermo Endara, ex presidente del país y político de toda su vida, cuando señala que en estas elecciones la danza de los millones estará al a orden del día, sobre todo, aquellos que relacionan sus posibilidades de victoria electoral con “el cuánto hay que invertir en recursos económicos para alzarse con el poder”.

Desde el punto de vista histórico— racional, en el contexto arriba descrito, la mejor opción es la del PRD y su candidata Balbina Herrera. Sus adversarios, por más que se resistan, no pueden ocultar que gran parte de la labor de ingeniería social y construcción de la modernidad nacional ha sido obra de administraciones liderizadas por este colectivo político. La administración actual ha colocado al país en la ruta del progreso social y de reales oportunidades de superación para todos.

En ese sentido, el argumento descalificador del continuismo no tiene ningún fundamento. En tanto lo que se ha de discernir es quién cuenta con la capacidad y la voluntad política, para gobernar para la gente, en el contexto de una estrategia sólida de crecimiento sostenido y desarrollo social, en el contexto de un Estado policlasista, socialmente mediador y distributivo. Desde el punto de vista de la teoría de la soberanía popular, el argumento mencionado, no tiene razón ni fundamento.

-El autor es abogado.ramiroguerra50@yahoo.es