Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

‘Lillo’ o ‘culillo’

Cuando la Reina decretó que todos aquellos que se atrevieran a hacer el viaje en búsqueda de la nueva ruta a las Indias, serían indultad...

Cuando la Reina decretó que todos aquellos que se atrevieran a hacer el viaje en búsqueda de la nueva ruta a las Indias, serían indultados, muchos de la peor calaña de esos insulares vinieron a poblar nuestras tierras.

Eran días duros, no era fácil sobrevivir en cárceles que eran un verdadero infierno. ¡Carajo, reitero que estos malhablados eran harto berracos!, no era fácil decidirse por la empresa de la conquista.

Las antiguas leyendas contaban de monstruos marinos que habitaban aquellos confines, criaturas ciclópeas y bicéfalas, escamosos leviatanes, que de un solo golpe partirían la carabela en dos, arrastrándolos directos a la muerte. Dientes rechinando, pieles erizándose al oír al punto el relato genovés, se rajaba hasta el más machito de la tripulación. En el marino silencio porteño flotaba en el ambiente un total culillo.

Todo lo anterior es para introducirte al vocablo regional “culillo”, o en su acepción simple, el diminutivo panameño: “lillo”. Entre otras cosas, el conquistador nos trajo junto consigo su lenguaje, rico en su diversidad, nuestra herencia vernácula y a veces lamentablemente obscena.

Aclarando con la cultura que me caracteriza, que vulgar no es lo mismo que obsceno, quiero decirles que desde Ecuador hasta nuestro país, la palabra “culillo” denota miedo, terror, susto, pánico, horror tal llegando al paroxismo.

En ese sentido les puedo asegurar que Juan Carlos Varela es un hombre sin miedo, el terror está del otro lado. Él no se ha vendido, es un hombre de una sola pieza, y comprende que mucha gente, como ustedes, estaba dispuesta a seguirlo hasta el final, aunque perdiera las elecciones.

Yo tampoco comparto la decisión, pero estoy dispuesto a seguir a Varela disciplinadamente hasta que logre el objetivo, aunque eso implique esperar hasta el 2014.

La verdad es que dan pena los argumentos del PRD, acompañados de pseudo independientes, norieguistas parlacenistas, que defienden luciendo más moralistas y con más ética que nadie. ¿A quién engañan?

Es más de la misma campaña de descalificación. Estos mismos no ven ningún problema en que Ricardo Arias Calderón, otrora héroe civilista y maestro doctrinario de generaciones, abrace a Balbina y justifique la dictadura diciendo que Arnulfo Arias se buscó los golpes de Estado que le dieron. Hasta ahora no hay nada más vergonzoso que eso.. Nadie ha superado semejante espantosidad. Se lo perdonamos por estar en el ocaso de su vida y porque son muchos sus méritos propios vs. lo que se diga al calor de la campaña.

Varela es un hombre valiente y un líder íntegro que se sacrificó por su gente y su partido, nada hay en esa actitud que tenga que avergonzarnos. Con todo respeto, el PRD y sus conspicuos, lo que están es ¡cogí’os en el lillo! En sus huestes, lo que hay es un total y generalizado culillo a la gran alianza de oposición.

-El autor es miembro de Fuerza Independiente.recursossinlimites@gmail.com