26 de Nov de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Constituyente Originaria, ya

A pocos meses de finalizar el Gobierno de la mal llamada "Patria Nueva" (con conocidos torturadores, matones y amanuenses de la asesina ...

A pocos meses de finalizar el Gobierno de la mal llamada "Patria Nueva" (con conocidos torturadores, matones y amanuenses de la asesina dictadura de Torrijos y Noriega) no ha habido siquiera un asomo de cambio positivo. Por el contrario, lo que se ha dado ha sido un continuismo respecto al gobierno que lo antecedió, al abrazar proyectos como el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos que destruirá al sector agropecuario, la defensa del ALCA que significa la absorción de América Latina por EEUU, los acuerdos en materia de seguridad con los gringos que vulneran nuestra soberanía, mientras se fue profundizando la corrupción y el descrédito, tanto de los distintos órganos del Estado, como de la empresa privada, y se mantuvo la impunidad y el nepotismo.

Paralelo a ello, se incrementó la inseguridad ciudadana y vimos cómo los empresarios "con los zapatos bien puestos", le transferieron las "reformas tributarias saca plata" al pueblo; las petroleras subieron a su antojo el precio del combustible y las empresas privatizadas de telefonía y electricidad siguieron estrangulando la economía nacional y familiar.

Igualmente, vimos cómo creció el desempleo, la inseguridad laboral, el trabajo informal y cómo más panameños pasaron de la pobreza a la pobreza extrema y de la extrema pobreza a la indigencia.

Durante la campaña electorera sólo hemos visto la sacadera de trapos sucios entre los "líderes" de la partidocracia. El CD nos ha recordado cómo Balbina se comprometió con Navarro y a última hora le falló. Martinelli despotricó contra Varela y Varela contra Martinelli, y a última hora quedaron abrazados. ¿Qué puede esperar el pueblo panameño de esta gente?

Creemos necesario que los grupos populares se avoquen a la lucha por una Asamblea Constituyente Originaria, realmente representativa y con todo el poder necesario, para remover los tres estamentos del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), y proporcionarle así al país una nueva Constitución que vele por los derechos ciudadanos, ofrezca verdaderos espacios de participación democrática y que conduzca a la renovación de nuestra República sobre nuevos valores cívicos, morales y de justicia.

- El autor es educador. pastornatural@gmail.com