Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cincuenta años de fracasos

El bloqueo que en materia económica, financiera y comercial ha impuesto los Estados Unidos en represalia contra el régimen de gobierno c...

El bloqueo que en materia económica, financiera y comercial ha impuesto los Estados Unidos en represalia contra el régimen de gobierno cubano que luego de alcanzar y proclamar su revolución se perpetuó en los estrados del poder hace medio siglo, constituye en el derecho internacional un acto sin precedentes que traspasó la esfera bilateral, avocando a gran parte de la comunidad internacional a participar directa o indirectamente de este cerco, a través de los múltiples mecanismos de presión ejercidos por el Coloso del Norte.

Las consecuencias en el plano humanitario y económico son prácticamente incalculables para casi el 70% de una población que nació y vive a la sombra de un conglomerado de privaciones y restricciones impuestas y endurecidas por una decena de administraciones estadounidenses, que hoy, valientemente, deben admitir el fracaso de esta medida en su lucha por defenestrar a la administración Castro.

La ascensión al poder del Presidente Obama se espera abra otro capítulo en la historia de la desproporcionada guerra política - económica que libran ambas naciones.

Su conciliador discurso ha captado la atención internacional llenándola de expectativas que giran en torno a cuál será el curso que pueda adoptar un conflicto que debe separar los matices políticos que lo impregnan, para abrir paso al trascendental acto de carácter humanitario que el mundo espera y reclama.

Esta semana nuestros lectores al ser consultados en torno a la postura de la administración Obama frente al bloqueo en Cuba, expusieron sus preferencias de la siguiente forma: un 67.47% pide el levantamiento de forma unilateral, como gesto de buena voluntad para tender un puente hacia el restablecimiento de las relaciones.

Algunos incluso la consideran un gesto de justicia.

Un 23.90% estima que las sanciones deben prolongarse hasta el restablecimiento de reformas democráticas en la isla.

En tanto que un 8.63% considera adecuado preservar la medida mientras los Castro permanezcan al frente del poder.

La actual crisis que atraviesa el capitalismo deja en evidencia las imperfecciones de un sistema que muchos creyeron infalible.

Por tal motivo, pretender instaurar a través de mecanismos de presión modelos o sistemas políticos – económicos en otras latitudes es un acto que, además de atentar contra el principio de autodeterminación de los pueblos, no garantiza las anheladas condiciones de equidad, justicia social y acceso a la riqueza que hoy demanda la gran mayoría de nuestras naciones hermanas de América Latina.

* Financista y docente. alfasa13@cwpanama.net.