Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Desviaciones oportunistas

La riqueza natural de nuestra posición geográfica siempre ha sido motivo de ambiciones y control por potencias extranjeras, con la compl...

La riqueza natural de nuestra posición geográfica siempre ha sido motivo de ambiciones y control por potencias extranjeras, con la complicidad de las oligarquías locales. Ha sido el pueblo el que ha dado las auténticas luchas por nuestra total soberanía. El 9 de enero del 64 y su congreso fue un sublime ejemplo. Su objetivo fue una total soberanía sin bases militares ni intervenciones, y retiro de USA a corto plazo. En ese momento, Torrijos encarceló y persiguió a los héroes.

Ante los intentos de nuevos tratados entreguistas del Canal, USA impuso la dictadura de Torrijos (denunciado por Leopoldo Aragón). Encarcelaron, asesinaron y exiliaron a los nacionalistas: panameñistas e izquierdistas de todo tipo, (varios cientos). Ese gobierno fascista necesitaba cambiar de imagen para poder negociar los tratados. Para que Cuba colaborará, USA permitió relaciones diplomáticas y la vuelta de los exiliados comunistas, para que aceptaran esos tratados y apoyaran la dictadura. Desde entonces ellos acariciaron la peregrina idea de arrebatarle el poder a los militares. Fueron usados, corrompidos y desprestigiados; convirtiéndose en cómplices del narcotráfico, tráfico de armas y las violaciones de los derechos humanos de la dictadura, ya convertida en torrijismo PRD. Recibieron cargos públicos, compartieron el enriquecimiento ilícito, y después otros claudicaron por embajadas hasta la presidencia temporal

Desde esa desviada traición los gastro—pseudo—marxista han colaborado con el fascismo PRD, con la derecha y con el disfraz de izquierda. Allí están las evidencias: Torrijos espía del ejército de USA, según documentos desclasificados de USA; los detenidos por él el 9 de enero del 64; los Tratados del Canal, que han permitido invasiones y control de los peajes en un “pro mundi beneficio”, la restitución de algunas libertades y el regreso de los exiliados una vez aprobados los tratados. Hoy el PRD está viviendo las consecuencias de su trayectoria. Se entregaron a la dictadura por cobardía, por no aguantar el exilio. Se aprovecharon de las corrupciones del torrijismo.

Hoy están enredados, con profundas contradicciones, contaminados por las corrupciones, despreciados por los auténticos sectores populares. Lo más grave es que con su oportunismo demagógico han provocado una terrible confusión en el pueblo.

Hoy dividido, porque no quieren volver a perder su libertad en otra dictadura, cuando los mismos asesinos han vuelto a mandar, continua la impunidad por la violación de los derechos humanos, no piden perdón por sus crímenes, no dicen dónde arrojaron a los desaparecidos, ni indemnizan a sus víctimas y le faltan el respeto a la dignidad del país cuando erigen homenajes al dictador.

La crisis de valores, la violencia, la delincuencia armada, la burocracia corrupta las drogas, las licitaciones fraudulentas, las intoxicaciones masivas, el narcotráfico, las privatizaciones, las huelgas, las protestas en la calle y el alto costo de la vida, son las herencias de esa desviación torrijista, que pretende “borrón y cuenta nueva”.

Para que se haga Justicia, lo que el PRD no ha querido hacer, es preciso intentar un “cambio”, para procurar crear las condiciones básicas que permitan una reunificación de los sectores populares, hoy dispersos por las desviaciones y las presiones económicas, y avanzar a un nivel superior de cultura política y programas de desarrollo social para crear un Panamá Mejor.

-El autor es médico y ex ministro de Estado.grollap@cableonda.net