Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Aburrido, sin nada nuevo, no me gustó

Preguntas demasiado largas, más bien mini conferencias; respuestas que no llenaron las expectativas; cancaneos; más que nerviosismo, esp...

Preguntas demasiado largas, más bien mini conferencias; respuestas que no llenaron las expectativas; cancaneos; más que nerviosismo, espanto escénico. Sólo el interés por escuchar a dos de nuestros candidatos a la Presidencia de la República me mantuvo pegada a la pantalla, aunque a la fuerza, para que no me echaran el cuento de segunda mano.

A la decepción por el desarrollo del debate, que no fue debate en realidad, se unió el que el ex presidente Guillermo Endara, molesto por el formato de los debates en TV, no quisiera participar, y realmente tuvo razón, pero sólo en ese sentido, porque habría sido la presencia que nos quitara el aburrimiento, por su acostumbrado estilo de decir las cosas. Además, también hay que escucharlo.

¿Quién ganó?, dicen que Ricardo Martinelli, quien sin decir nada, al estar arriba en las encuentas, solo fue a defender el título ante una contrincante que no supo aprovechar la oportunidad de lucirse para dejarlo mareado con una exposición digna de una gran estadista. Pero estadistas son los que nos faltan, porque “el chico de las converse” tampoco es sir Winston Churchill.

¿Quién perdió?, el electorado, como siempre, que sigue sin conocer en realidad cómo quien llegue a la Presidencia de la República en el siguiente periodo hará lo que promete. Faltó nivel, quizás piensan que al ser este un pueblo que no reelige gobiernos y que se va por la emoción, más que por la razón, no es necesario hacer un debate en el que se den a conocer planteamientos firmemente basados en propuestas bien estudiadas.

Es de esperar que los planes de gobierno que los dos equipos tienen en el papel sí cuenten con una estrategia, por ahora bien guardada, que los pueda convertir en una realidad a corto, mediano y largo plazo, pero no creen necesario cansarse en campaña explicando lo que harán, porque los electores no votan por propuestas, por buenas que estás sean; quizás de ser así tendríamos otros candidatos que alguna vez se dijo que eran los mejores, pero no llevaban “chance” en la preferencia electoral. Increíble, ¿nos quejamos de nuestros gobernantes, pero cuando llega la oportunidad de cambiar no elegimos a los mejores? ¿Quién nos entiende?

En lo personal creo en el sistema, aunque también en que hay que reforzarlo, con las candidaturas presidenciales independientes, por ejemplo, e incluso con la reelección presidencial inmediata — que el pueblo decida —; pero hay una gran falla en el mismo electorado, cuya mayoría sólo representa un reto por lograr cantidad de votos, más que por calidad en la oferta. Nuestra pobre cultura política no desanima a quienes no tienen nada que ofrecer ni obliga a los aspirantes a puestos de elección a buscar la excelencia en sus planteamientos, por ende, menos en el ejercicio de la función. Todos debemos cambiar, para mejorar.

-La autora es periodista.dehubbard.castillo@gmail.com