Temas Especiales

20 de Ene de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Menú social panameño

Estamos en la época de las propuestas y programas. Buenas intenciones, “sofwers” importados, sistematizaciones, etc. A veces no factible...

Estamos en la época de las propuestas y programas. Buenas intenciones, “sofwers” importados, sistematizaciones, etc. A veces no factibles, no planificados, no presupuestados, otras veces con dobles u ocultas intenciones, o ingenuas copias de panfletos de organismos internacionales o proyecciones de intereses políticos o económicos. Pero son esfuerzos. Y ojalá algunos buenos propósitos logren concretarse por el bien del país. Imposible un análisis integral. Pero sí un punteado de temas, algunos generales, otros específicos, que puedan orientar a los electores; sin pretender profundizar, ni ser la panacea, menos tener la magia de todas las soluciones reales.

La Constituyente es el marco de los grandes cambios. Pronta, revolucionaria, estricta, futurista y popular. ¿Cómo? Con decisión. Sobre esa materia habrá mucho que dialogar. Para la administración pública todos proyectan reingenierías. Pero tiene que ser técnica, ética, despolitizada, reglamentada, desburocratizada, honesta y eficaz. ¿O es que se quiere seguir el camino de la privatización de todo?

El mantenimiento preventivo sistemático tiene que ser práctica generalizada. Los cronogramas de actividades deben especificarse y cumplirse. Los grandes pronunciamientos ideológicos tienen que estar bien definidos desde ahora: Somos “Pro Pueblo” o “Pro Mundi”? Vamos a “ayudar a los pobres, porque los ricos se cuidan solos” (Arnulfo Arias)? o seguimos creado más pobres con el libertinaje de mercado? Vamos a regular la economía nacionalizada por el Estado como en USA (Obama)?

¿Habrá crecimiento acelerado de riquezas o esta (la riqueza) cumplirá su función social? Esto se traduce en política fiscal, en inversiones, en tecnología, en empleos, etc. Vamos aterrizando en una solución concreta, empleo. ¿Combatiremos la violencia y la inseguridad con violencia oficial de más cárceles, palo y plomo, TV distorsionada? ¿O con escuelas, deporte, cultura, organización comunitaria, trabajo social, TV constructiva de valores? Para alcanzar la paz. ¿La pobreza, producto, entre otras causas, de la ignorancia generacional, la resolveremos regalando dinero, como mandan las IFIS al torrijismo? ¿O será con educación para la vida en forma vivencial y técnica, con maestros superados, transporte escolar, concentración estudiantil, escuelas modernas y nivel mundial. Con Escuela de padres y madres efectiva para que la familia cumpla su rol y que la TV y radio comerciales sean difusores de cultura? Organizar la comunidad para su autosuperación y desbotellando las juntas comunales, asignándoles funciones locales, etc.

¿Seguiremos pagando la deuda externa del torrijismo y endeudándonos más con la ampliación del Canal o revisaremos esa deuda y el Tratado de Neutralidad para que sean los usuarios, con los peajes, los que paguen por hacerles nuevas exclusas? ¿Se seguirá dando circo de millones en carnaval o se apoyará a los productores agropecuarios con insumos a bajo costo, tecnología, cadenas de frío, centrales de acopio, distribución planificada sin abuso de intermediarios, para reducir los precios de la canasta básica? ¿Se regularán los productos de primera necesidad, que es la única fórmula efectiva de reducir el costo de la vida? ¿Estas decisiones nos garantizarán seguridad y soberanía alimenticia?

El objetivo es que la programación propuesta promueva la conciencia colectiva que permita el desarrollo social; y que, con el valioso aparte de la responsabilidad social empresarial, sean la fuente de estabilidad, felicidad y progreso general.

-El autor es médico y ex ministro de Estado.grollap@cableonda.net