Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Fin de una existencia

Edda Miranda de Vega levantó el vuelo hacia lo ignoto en ese viaje final sin retorno, perdurará en el recuerdo de sus seres queridos y e...

Edda Miranda de Vega levantó el vuelo hacia lo ignoto en ese viaje final sin retorno, perdurará en el recuerdo de sus seres queridos y en las obras que ha dejado a su paso.

Edda Miranda de Vega, a la sazón alcaldesa del distrito de David, dejó una de las obras más importantes de su vida pública en Chiriquí, La Granja de Menores, con sede en la comunidad de Potrerillos. Este legado ha sido desde entonces una hermosa oportunidad que han tenido y tendrán muchos jóvenes para replantear sus vidas por el camino del bien al adquirir conocimientos en procura de mejores horizontes, una mejor calidad de vida enderezando el camino de su existencia y, lo que es aún mejor, los éxitos que han de lograr en el futuro.

Como jueza de Menores sus fallos constituyen una valiente posición frente a quienes no han sabido cumplir con su deber, llámese padre o llámese madre. Como jueza no actuaba ante cada caso de acuerdo al género masculino o femenino, como ocurre con tanta frecuencia.

Su posición era siempre vertical, el principio y fin de todo era el menor, no la madre ni el padre.

Edda Miranda de Vega pasó por la vida haciéndose sentir, como las buenas, su norte era siempre el bien y la justicia. En todo momento hizo honor a sus progenitores, a su abuelo materno, el Dr. Ramón del Cristo Morales, quien, como su hermano Eusebio A. Morales, en vida diera lustre a sus nombres, a sus padres Ramona Morales de Miranda y Eliseo Miranda, educadores consagrados, como también lo fue Edda, que como educadora también dejó en la vera del camino recuerdos imperecederos de sus años mozos.

Y como sus antepasados cumplieron su misión para devengar un salario cuya labor era imperioso que devolviera centavo a centavo con una labor fructífera, como ha sido norte en todos los Morales, no se enriqueció como con relativa frecuencia ocurre en nuestro medio. Entró pobre y salió pobre, para gloria de sus hijos, de su provincia y de su patria.

-El autor es empresario.juramor777@hotmail.com