Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Hoy tengo un sueño

George Bernard Shaw manifestó en una ocasión: “La gente ve las cosas como son y dice: ¿por qué? Yo sueño cosas que nunca fueron y digo: ...

George Bernard Shaw manifestó en una ocasión: “La gente ve las cosas como son y dice: ¿por qué? Yo sueño cosas que nunca fueron y digo: ¿Por qué no?”.

Hoy, nuestra nación se dirige a las urnas en la más crucial elección de su reciente historia. En este trascendental momento, conjeturamos que no sólo está en juego la dirección política del próximo quinquenio, sino la trayectoria a seguir como nación en una América Latina que gira alrededor de un azaroso izquierdismo populista y un mundo económicamente convulsionado.

Es el instante de un ultimátum en el que nos jugamos el futuro en una decisión clave para el desarrollo istmeño. Lo primordial es salir y votar. Tenemos que votar, más aún, porque es un derecho inalienable que durante décadas la mayoría de nuestros compatriotas no pudo practicar.

Sueño con un Panamá diferente. Un Panamá liderado por estadistas. Hombres y mujeres probos y capaces en cada puesto clave del Estado, cuyo norte sea el servicio a la comunidad y no el servirse de ella. Un Panamá donde no exista la ignominiosa inequidad en la distribución de ingresos. ¿Acaso es mucho pedir que nos liberemos de estandartes políticos y escojamos a los mejores?

Sueño con un Panamá como el de antaño, donde no existían rejas para protegernos ni desvelos por nuestra seguridad personal. Ese Panamá verde, atiborrado de vegetación y riqueza natural, donde nadie carbonizaba la campiña en verano ni lanzaba basuras en sus calles, mares y ríos. Ese Panamá que orgullosamente foráneos y propios bautizamos como la tacita de oro. Ese Panamá donde cuando alguien se acercaba le sonreíamos, musitando un afable “¡Buenos días!”.

Sueño con un Panamá donde un niño, indistintamente de su cuna, tenga la oportunidad de civilizarse con un currículo práctico y tecnológicamente avanzado, que le ofrezca la oportunidad de surgir en un mundo cada día más competitivo. Maximizando sus posibilidades de lograr un provechoso empleo, gracias a la competencia de nuestros gobiernos por aquilatar nuestra estratégica posición geográfica como centro mundial de logística y centro financiero regional. Un Panamá donde nuestros gobernantes emulen el ejemplo de la hermana república de Chile, que dedicó US$6 mil millones a la creación de un fondo para becas en ciencia y tecnología que asiente que aventajados alumnos procuren sus postgrados en las mejores universidades del orbe, espléndidamente invirtiendo así nuestros recursos al futuro de nuestro país.

Sueño con un Panamá que maximice su oferta turística, convirtiéndonos en el más notable destino verde del mundo, albergando extravagantes centros de exhibición ecológica en nuestros parques nacionales. Integrado a la sede del más excepcional acuario, donde podamos contemplar en vivo la mayor variedad de peces de nuestros mares, actualmente emplazado en el acuario virtual del Smithsonian Institution.

El cantar del reloj interrumpe mi letargo en los brazos de Morfeo. Vuelvo a la realidad de un domingo de mayo, el de mayor relevancia en nuestra inédita historia. ¡Vamos a votar!..

-El autor es especialista en turismo.panamaallinone@yahoo.com