Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Democracia o desastre?

Nuestra sociedad quedó hasta el domingo pasado dividida entre locos y corazones. Al fin terminó el circo, y como vemos, la vida continúa...

Nuestra sociedad quedó hasta el domingo pasado dividida entre locos y corazones. Al fin terminó el circo, y como vemos, la vida continúa. Los políticos tradicionales agitan la sociedad, llevándola a una confrontación política, porque quieren el poder, no el bienestar de los asociados.

Afortunadamente, la realidad social es más que política, de lo contrario sí estaríamos todos locos, como pregonaba absurdamente un eslogan de campaña. Los panameños no hemos entendido bien lo que es la democracia: la mayoría piensa que democracia es ir a votar cada cinco años. Pero no, la democracia es participación política, no sólo electoral. Nos quedará ahora fiscalizar que el ganador cumpla sus promesas, a menos que queramos ver la historia de siempre: engaño y promesas incumplidas.

Hay que reconocer que nuestra cultura política es muy precaria y por lo tanto, la cultura de participación política —más allá de ir a votar— también lo es. La política criolla no ha evolucionado perceptiblemente desde 1990 hasta la fecha, muy por el contrario, ha involucionado, sobre todo con esta última campaña, que fue todo un desmadre.

Tenemos aquí un régimen democrático, pero en la calle y, lo que es peor, en el gobierno, hay muchos que añoran “de corazón” el autoritarismo. A pesar del escenario tan negativo que pinta la política y lo que hemos hecho de la democracia en Panamá, el PNUD señala algo que me parece importante traer a colación: “(...) sólo con más y mejor democracia las sociedades latinoamericanas podrán ser más igualitarias y desarrolladas. La razón es que sólo en democracia, quienes carecen de niveles mínimos de bienestar y sufren las injusticias de las desigualdades pueden reclamar, movilizarse y elegir en defensa de sus derechos”. (La Democracia en América Latina. Hacia una democracia de ciudadanas y ciudadanos. 2004).

Para mejorar la democracia se requiere que desde el gobierno se siembre una cultura democrática, se facilite la libre postulación a todos los cargos de elección popular, se permita la creación de partidos políticos locales, se descentralice el gobierno, se combata duramente la corrupción y muchas cosas más que no se han querido hacer o se han hecho a medias, porque no le conviene a unos cuantos. En fin, o mejoramos nuestra democracia o seguimos con el circo en el 2014.

-El autor es abogado.rudacob_02@hotmail.com