Temas Especiales

03 de Jul de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Laberintos constitucionales

La Constitución de un Estado es considerada su ley máxima, desde la cual se desprenden todas las otras leyes y con la cual ninguna puede...

La Constitución de un Estado es considerada su ley máxima, desde la cual se desprenden todas las otras leyes y con la cual ninguna puede entrar en contradicción. Visto así, la Constitución parece ser algo muy importante, no sólo para aburridos teóricos del Derecho, sino para todos y cada uno de los integrantes de un Estado.

Aquí es pertinente preguntarse, ¿cuántos ciudadanos conocen sus derechos y obligaciones contenidos en el texto constitucional? ¿Cuántos ciudadanos saben que la propia Constitución establece que el pueblo es el poseedor original del poder constituyente? O sea, el pueblo tiene el derecho de asignarse la Constitución que más favorezca a sus intereses.

Para amplios sectores de las clases dominantes de este país, es la mayor de las herejías “democráticas” el cuestionar y plantearnos la convocatoria popular a una Asamblea Constituyente Originaria. Para oponerse, invocan muchos pretextos, desde sutilezas jurídicas, hasta la siempre efectiva violencia institucional. Es un hecho evidente, a la vista hasta de los más distraídos, que el Estado panameño, tal como está estructurado, no obedece a los intereses de los trabajadores (as). Es decir, de quienes se ganan la vida vendiendo su fuerza de trabajo al capitalista, que se apropia de la inmensa mayoría de las ganancias de la colectividad social.

Por lo tanto, siendo los trabajadores (as) un sector subordinado en esta sociedad, tenemos derecho a luchar por transformar esta realidad. La lucha política en ese espacio y este momento pasa por la convocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria que, desde el pueblo y sus bases, amplié los derechos políticos, económicos, culturales y sociales de los sectores marginados. Para llegar a ese punto, los trabajadores (as) necesitamos organizarnos de forma independiente, clasista, libres de la contaminación de los intereses de los ricos y sectores aburguesados de la sociedad, que aspiran a ahogar la lucha de los pueblos en los laberintos de la moderación, la publicidad, el conformismo, en fin, la congelación de la historia.

-El autor es estudiante de Derecho.lcr19pma@yahoo.com