Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Comunidades de Petaquilla cierran proyecto

El Comité pro Cierre de Petaquilla mantiene cerrada la carretera que conduce a los proyectos mineros de Petaquilla Gold y Minera Panamá,...

El Comité pro Cierre de Petaquilla mantiene cerrada la carretera que conduce a los proyectos mineros de Petaquilla Gold y Minera Panamá, esta última de la canadiense Inmet Mining. El cierre-plantón se produjo a las 3 a.m. del 9 de mayo, y se mantiene a la altura de Nazareno, escasos minutos después de Coclesito.

Las 24 comunidades campesinas integradas al Comité exigen la anulación del contrato y el cierre de los proyectos mineros, tanto por violación e incumplimiento del acuerdo como por la aberrante depredación y destrucción del Corredor Biológico Mesoamericano, donde se han deforestado cientos de hectáreas de selvas y bosques vírgenes, y destruido y contaminado quebradas, ríos y otros afluentes que hacían de la zona una de las más importantes por su rica biodiversidad a nivel mundial.

El contrato leonino de 1997 le otorga a Minera Petaquilla un vasto territorio que equivale a la mitad de la antigua Zona del Canal. No contentos con ello, los mineros han solicitado una expansión del área en siete puntos colindantes que duplicarían el territorio y superarían con creces el área de la Zona del Canal, calculada en 1,432 kilómetros cuadrados. Y todo, ¿a cambio de qué? Por pagos correspondientes al año 2008, las empresas aportaron al municipio de Donoso, provincia de Colón, la suma de B/.318.00, en tanto que la participación del “Estado” en las ganancias futuras se reducen a un ridículo, absurdo y anacrónico, ¡2 por ciento!

¿Cómo puede justificarse o explicarse este saqueo de nuestros recursos naturales? ¿Cómo, por qué, se regala nuestro oro a malos panameños y canadienses, si la explotación metálica a cielo abierto constituye uno de los proyectos más destructivos y contaminantes del planeta, según instituciones y organizaciones internacionales competentes? ¿Cómo puede avalarse tal explotación a cielo abierto en Panamá, si nuestro país no puede tener vocación minera por la pequeñez de su territorio y la abundancia de lluvias tropicales que envenenan inmediata e irrevocablemente nuestras aguas superficiales y freáticas sin esperanzas de mitigación o reparación?

Los japoneses que iniciaron estudios de factibilidad de explotación metálica en Petaquilla abandonaron sus pretensiones precisamente con fundamento en apreciaciones de carácter medioambiental. En pocas palabras, decidieron que no era conveniente desarrollar proyectos mineros a cielo abierto en Petaquilla por su densa selva tropical.

El pasado año, la organización estadounidense Cosecha Sostenible Internacional (Sustainable International Harvest), con sede en Ohio, decidió rechazar una jugosa oferta de la empresa canadiense Teck Cominco para que introdujeran proyectos de desarrollo en las comunidades, aduciendo que tal contrato estaba en conflicto con los principios y objetivos de su organización —que ayuda a miles de comunidades campesinas pobres en Centroamérica— porque era necesario en Petaquilla remover a la fuerza a comunidades indígenas y campesinas, que no tendrían a donde ir.

Paralelamente, las comunidades jamás han sido consultadas sino engañadas, y sus tierras han sido arrancadas con malas artes por diversas formas, incluida la quema y destrucción de ranchos de pueblos originarios, sin que las empresas hayan indemnizado a los lugareños y sin que autoridad alguna del gobierno PRD haya cumplido con su deber constitucional de defender a las comunidades. Tome nota, señor Martinelli.

-El autor es escritor.julioyao@gmail.com