Temas Especiales

25 de Jun de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Seguridad ciudadana

Uno de los problemas más importantes que enfrentará la administración de Ricardo Martinelli será garantizar la seguridad a nuestros ciud...

Uno de los problemas más importantes que enfrentará la administración de Ricardo Martinelli será garantizar la seguridad a nuestros ciudadanos y recuperar su confianza en las instituciones, particularmente en la Policía Nacional. Es fundamental que se establezca una Estrategia Nacional de Seguridad Pública, para que todos nuestros compatriotas y los diversos estamentos de seguridad responsables de esta labor, conozcan la dirección, objetivos y gestión necesaria del plan nacional dirigido a reducir la criminalidad. El alcance y el enfoque de esta estrategia deberá recoger la nueva concepción y percepción nacional e internacional que implica el tema de la seguridad.

La estrategia de seguridad requerirá de un gran esfuerzo de colaboración interinstitucional. De acuerdo a los análisis de expertos y experiencias recogidas en el ámbito de seguridad pública, se pueden establecer siete ejes importantes para enfrentar con éxito la ola de violencia y crimen que sacude actualmente al país.

El primero es la Modernización institucional, que busca proveer los medios necesarios a los estamentos de seguridad para que se actualicen e implementen las últimas tecnologías y recursos disponibles para el combate efectivo de la delincuencia. Esto requiere de una inversión considerable y actualmente ha sido impulsado por programas como el PROSI.

La modernización institucional también conlleva una coordinación interinstitucional para compartir información e intercambiar políticas innovadoras de manera que nos permita conocer en qué áreas tenemos éxito y en qué áreas necesitamos más esfuerzo.

La segunda es la Prevención , que busca intervenir de manera oportuna en situaciones de mayor riesgo y ayudar a las áreas más vulnerables. Para abordar este tema se deben fortalecer las comunidades, para que retomen sus barrios y tomar medidas proactivas, como la sensibilización de niños y jóvenes en materias de seguridad. Debemos también impulsar un programa de inteligencia, que de forma sana, observando el Estado de derecho, busque miembros claves dentro de la comunidad que pueden identificar los delincuentes.

En el tercer eje están los Derechos Humanos. Aquí se deben establecer nuevas sanciones y medidas para atender a los privados de libertad, como un elemento crítico para la reinserción social.

En cuarto tenemos la Resocialización. Para abordar este elemento necesitamos la ayuda de las iglesias, los programas de autoayuda y el fortalecimiento de programas vocacionales, para darle una nueva oportunidad a los privados de libertad.

En el quinto eje está la Beneficencia y Servicios Sociales. En esta área buscamos llegar a comunidades plagadas por la delincuencia, para encontrar la fórmula adecuada que permita atender sus necesidades más urgentes. Una que ya ha sido identificada, con claridad, es la necesidad que tienen las madres solteras que trabajan de tener un lugar seguro para dejar sus hijos.

En sexto tenemos el Control Urbano. La forma en que se desarrollan nuestras comunidades tiene una correlación directa con la delincuencia. El planeamiento urbano puede impedir problemas antes de que ocurran, solo con tener en cuenta que una población solo resiste una cierta cantidad de habitantes.

En séptimo tenemos el Análisis de Amenazas Contra la Seguridad. En materia de seguridad nuevas amenazas se forman diariamente, en la forma de nuevos modos de operación, nuevas organizaciones criminales, entre otras.

Es importante que la nueva estrategia de seguridad ciudadana le dé una amplia participación a la comunidad y se convierta en el objetivo de todos.

-El autor es ingeniero y analista político.blandonc@cwpanama.net