Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Se vale meter la pata, pero no la mano

El presidente Ricardo Martinelli, el de los “zapatos deportivos” y las múltiples promesas de cambio, enfrentará grandes retos a partir d...

El presidente Ricardo Martinelli, el de los “zapatos deportivos” y las múltiples promesas de cambio, enfrentará grandes retos a partir de este mes, particularmente en las áreas de seguridad pública, transporte, educación y canasta básica.

Más de un millón de panameños avaló su triunfo y exigirá resultados tangibles en los primeros 100 días de gobierno. El camino estará minado por el PRD con estratégicos dispositivos de alta explosión social, como la Carrera Administrativa y la recién aprobada ley que descentraliza la administración pública.

Martinelli tendrá que aplicar en la gestión pública los principios de administración empresarial que lo han convertido en uno de los empresarios más exitosos en Panamá, para sacar el país a flote. Los días de descanso serán pocos, los de trabajo, muchos.

La actitud del PRD con la gente de Martinelli no debe ser motivo de sorpresa, porque si algo saben ellos hacer bien es desestabilizar la administración pública, sobre todo cuando navegan en las aguas de la oposición. Sin ser profeta, me atrevo a asegurar que la crisis económica mundial también afectará al gobierno de Martinelli, con el ingrediente adicional llamado “descontento” de algunos partidos como el Molirena, al descubrir que en la administración pública “no hay puestos para tanta gente”.

En los primeros 100 días de gobierno la población exigirá una reducción significativa en el índice de delitos o, por lo menos, que se sienten las bases para frenar la delincuencia organizada. El nuevo director de la Policía Nacional tendrá que abandonar a perpetuidad o, por los menos, durante los próximos cinco años, los elegantes vestidos sacos de “Armani” , y ponerse el “traje de fatiga” de lunes a domingo las 24 horas del día.

El andar del presidente Martinelli y sus discípulos será difícil. Los problemas heredados que enfrentará no se solucionarán con comunicados de prensa y voceros informativos profesionalmente preparados.

El PRD, por su parte, no descansará y tratará de apoderarse de todos los medios de comunicación para expresar su verdad. Una verdad que no recibió el apoyo de las mayorías en los comicios de mayo.

En los próximos cinco años se necesitará más que una “varita mágica” para solucionar problemas como el alto costo de los corredores Norte y Sur, los “Diablos Rojos” , el narcotráfico, la corrupción en el sector público y, sobre todo, cambiar el corazón de piedra de los diputados por uno de carne, acorde con las necesidades de sus electores.

El éxito de Martinelli estará garantizado si enfrenta la criminalidad con acciones inmediatas, construye el esperado metro y moderniza efectivamente el transporte público de pasajeros, reduce el costo de la canasta básica y mejora la educación.

La gente mantendrá la confianza en Martinelli y su equipo si los resultados se ajustan a lo prometido en campaña. Ninguna de las nuevas autoridades caminará en los próximos cinco años sin cometer pecados, sin equivocarse, pero la eficiencia debe ser la norma.

Ojalá que un mejor Panamá llegue a todos, que haya más trabajo, mayor seguridad, comida más barata, una mejor educación y que la corrupción sea erradicada de la gestión pública y que aquél romántico enunciado de “se vale meter la pata, pero no la mano” se convierta en un sacramento para el presidente Ricardo Martinelli y su equipo.

-El autor es periodista.aquilinoortega2@hotmail.com