Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Martinelli.. ¿con aroma a Omar Torrijos?

El pueblo pudo apreciar en vivo el primer Consejo de Gabinete del nuevo presidente Ricardo Martinelli y observarlo en acción. Iniciando ...

El pueblo pudo apreciar en vivo el primer Consejo de Gabinete del nuevo presidente Ricardo Martinelli y observarlo en acción. Iniciando gobierno con una postura derechista sin ambigüedades, el mandatario marcó igualmente una posición antiizquierda bien enfática, a la cual ya le sacan punta comentarios internacionales que lo están definiendo como adalid de una nueva derecha latinoamericana, ida en contra de los vapores de izquierda del continente, de moda en todas las latitudes, con matices.

Desde Brasil, Lula; Chile, Bachelet; Uruguay, Tabaré; Paraguay, el obispo Lugo; Cristina Fernández de Argentina, todos lejos de clasificaciones derechistas; hasta el centrismo de Alan García, y luego las izquierdas radicales de Chávez, Evo y Correa, en el sur, pasando donde Ortega en Nicaragua y Mauricio Funes en El Salvador, mínimo hay una docena de regímenes que se sientan a la izquierda, mucho. A contrario senso, si buscamos las derechas gobernantes, tendríamos que ponerle esa etiqueta a Oscar Arias, algunos se la endilgan al propio Alan en Perú. Uribe, clarito. Otros neutrales, como Felipe Calderón, que no huelen ni a lo uno, ni a lo otro. Martinelli se declaró derechista y anti-izquierdista, directo, sin vaselina, en una ecuación nueva, que hará ruido.

Pero, veamos el olor y sabor que deja el Consejo de Gabinete en Las Garzas de Pacora. Me hizo recordar, a mí, que estuve con el personaje antes que la mayoría de perredistas de hoy nacieran, muy jóvenes en promedio, me remontó al estilo de Omar. Cada uno con lo suyo, Torrijos más parco y meditativo, muchísimo más escuchador que locuaz, como Martinelli. Pero ambos gustosos de estar cerca del sudor del pueblo humilde. Si el presidente mantiene esa tónica y es sincero, como Omar, actuando donde están los más humildes, entonces su condición de empresario millonario, incluso de hombre creído y altivo, como le califican algunos médicos que lo trataron de cerquita en la CSS, podría ir buscando un rumbo populista, como los primero tiempos de Omar, cuando necesitó, ante tanta sedición de derechas y de Washington, crear bases populares de apoyo.

—”Me llaman populista Roberto, y me critican porque la gente me espera afuera desde las 4 de la mañana, y cuando llega esa negra humilde con 6 hijos, y yo sé que 3 son prestados de alguna vecina, y cuando está ante mi incluso los pellizca para que lloren, y esa mujer pobre me enseña 10 recibos de luz y alquiler retrasados y le pongo en la mano trescientos dólares, me dicen que eso no debe ser. Pero, ¿cómo dejarla ir sin nada para su casa?”— La frase me la decía una vez en la “Casa de Calle 50” Omar. El jueves al ver los rostros de esa gente empobrecida de Las Garzas en Pacora, aún con las notables diferencias, algunas abismales, como el internacionalismo de Torrijos, frente a un Martinelli que recibió en su debut poquísimas visitas importantes del exterior, no pude menos que preguntarme, “¿qué edad tendría el nuevo presidente cuando Omar llegaba a tantas comunidades como Soná, y se mezclaba auténticamente con el sudor de los pobres?”. Ya la suficiente para tal vez admirarlo en silencio. Sobre todo un Martinelli que alguna vez llevó puesto un uniforme de cadete escolar, gustoso de disciplinas militares.

-El autor es abogado.homiliadiaz@gmail.com