Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Los cambios también son institucionales

Pregonar que se quiere un cambio y esgrimirlo en la publicidad electoral es una fase, la cual de forma contundente la Alianza por el Cam...

Pregonar que se quiere un cambio y esgrimirlo en la publicidad electoral es una fase, la cual de forma contundente la Alianza por el Cambio lo hizo. Ahora corresponde adentrarnos a que dichos cambios y la transformación del Estado comiencen desde el punto de vista de los planes de gobierno y las promesas realizadas en la fase de campaña, para hacer realidad el proyecto.

Quien pretenda que en la vía de mejorar las cosas no haya que tomar medidas que, de alguna u otra forma, resulten traumáticas para alguien es porque de verdad no esperaba que se dieran los cambios. La mejor prueba lo tenemos con las acciones dirigidas a esos empresarios que de alguna forma u otra han usufructuado los recursos del Estado, sin pagar lo que realmente valen. Hablo de las áreas de concesión en el sector de Amador, donde se había creado un relajo, con la complicidad de los Órganos de Justicia.

Los cambios van dirigidos en diferentes direcciones, solo que con el contratiempo, que sobre la marcha hay que hacer todo lo que el gobierno pasado no hizo, amen de corregir el montón de entuertos que han dejado maliciosamente, como fue lo de la Carrera Administrativa, que, aprovechando la aplanadora que tenían en el legislativo, aprobaron cambios que afectaron el espíritu de la norma que se rige mediante la Ley 9 de 1994.

La Carrera administrativa busca la efectividad, profesionalismo y sobre todo la capacidad del funcionario, pero el PRD se pasó por donde quiso, como dice Leandro Ávila, la Ley y aprobó que todos eran miembros de la Carrera y dio al traste la norma y las disposiciones constitucionales que regula la materia. Por suerte en esta ocasión no se cometerá el error del periodo de la señora Moscoso, pues los cambios no serán mediante un simple Decreto o Resolución, sino directamente a la norma legal, la cual por su carácter tendrá efecto retroactivo.

Con relación a las instancias administrativas que guardan relación con la protección al consumidor y los servicios públicos, también requerirán adecuaciones, las cuales incluirán nuevas nomenclaturas para adecuarlas a su función real, pues la Acodeco no ha llenado el vacío en sus dos funciones primordiales. De la Autoridad de los Servicios Públicos se requieren cambios de personas y mentalidades, que no estén hipotecados a los prestadores de los servicios, sino en búsqueda de la equidad entre las partes.

Quien pensó que solo era un slogan ya comienza a darse cuenta de que el trabajo que se desea hacer no requiere un saco y corbata para realizarlo, por el contrario necesita voluntad, coraje y decisión a la hora de hacer los cambios que el pueblo desea.

Así veo las cosas y así las cuento.

*Abogado.roberto_ruiz_diaz@yahoo.es