Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

CSS: autonomía y democracia

La CSS ha sido asaltada por las diversas administraciones gubernamentales que la han visto como su botín. Para ello han mermando la auto...

La CSS ha sido asaltada por las diversas administraciones gubernamentales que la han visto como su botín. Para ello han mermando la autonomía administrativa y financiera de la institución. En tal sentido hemos insistido que el problema de la CSS es estructural, que transita por varias aristas entre ellas las constantes violaciones a su autonomía y la falta de democracia.

En el 2005, durante el dialogo del “YO con YO”, hicimos manifiesto a través de la Ley de la Vida, que presentó Frenadeso como propuesta integral a la seguridad social, la necesidad de fortalecer la autonomía de la CSS en su gestión administrativa y financiera; sin embargo, el gobierno, los partidos de oposición burguesa, la patronal y los adeptos (CONATO, Fenasep, Conagretprosa, CUM, ANEP, Jubilados de Medina), nos impusieron a través del Pacto de Gamboa la Ley de la Muerte (Ley 51 de 2005). Denunciamos que la Ley 51 no permitía la democratización de la institución ni el respeto a su autonomía, al imponerse que el gobierno y sus partidos políticos siguieran manipulando el nombrando de la Junta Directiva por medio de la ratificación de los representantes gremiales y a través de seguir nombrando al Director de la CSS vía las supuestas ternas.

La compensación a los entreguistas de la seguridad social del pueblo panameño fue: incrementó de sueldos y prerrogativas al director de la CSS, aumento de dietas a los miembros de la Junta Directiva de la CSS (de B/30.00 a B/100.00 de dieta por participar en cada reunión y un tope de B/1,200 al mes), y los adeptos son premiados con aumentos salariales, nombramientos de familiares, etc. La patronal recibe la privatización de un porcentaje de los fondos del Programa de IVM (900 millones de dólares). Es a esta mafiocracia a la que se le mantiene la prerrogativa de “escoger la terna” de director de la CSS.

Una vez más, se rinden a la nueva administración, la prueba, entregan a Ricardo Martinelli la terna de los ungidos, “Guillermo Sáez-Llorens (Actualmente Gerente de GMB –IBM/Grupo Motta; antiguo Vicepresidente de Ventas Corporativas de Cable & Wireless Panamá; directivo en el Grupo Suárez –propiedad del actual Ministro de Obras Públicas, Federico Suárez; Vicepresidente de la Junta Nacional de Escrutinio en las Elecciones 2009), Enrique Lau (cuyo “mentor político” es Lewis Galindo, antiguo funcionario de la Contraloría, miembro de la Comisión de Plan de Gobierno de la Alianza por el Cambio, ex-subdirector de la CSS, actual director de Planificación en la Universidad de Panamá, conocido por sus gestiones descentralizadoras en la CSS) y Mario Quiel (ex-legislador del panameñismo).

El presidente, Ricardo Martinelli, debe decidir entre éstos, pero no cabe duda que todos sirven a los intereses privatizadores de la salud y a los negocios de la patronal, aunque su número uno es Sáez-Llorens (lo acompaño a su presentación ante la Junta Directiva el actual Ministro de Salud y además acompañó a Costa Rica al presidente). Recordar publicaciones que señalaban que el detonante de la salida de Martinelli de la Dirección de la CSS fue el tema informático: una compra del orden de los 35 millones de dólares por equipos que costaban unos 4 a 6 millones de dólares y en esa diferencia (unos 30 millones) no participaban ni Pérez Balladares, ni Fito Duque (dejando al final sin participación a GBM y otros usuales proveedores del Estado). Quizás ello explica la fuerza que pone Martinelli al tema de las citas de los asegurados a través de la informática, aunque ya diversas administraciones de la CSS han hecho millonarias inversiones sin que se haya resuelto el problema.

Frente a esta realidad, propusimos en la Ley de la Vida un proceso real de fortalecimiento de la autonomía de la institución, que pasa por la democratización de la CSS en términos de evaluar la representatividad de los diferentes sectores que integran la Junta Directiva, su designación y revocatoria por las organizaciones en ella representadas; que se elimine las dietas y canonjías que se le otorga a los directivos; que el director sea nombrado por méritos y no por su afinidad partidista-empresarial-personal.

Al Suntracs, al igual que a un conjunto de organizaciones representativa de los asegurados, le asiste el derecho a participar en la Junta Directiva para garantizar la defensa de la seguridad social de los trabajadores y asegurados. Nuestro planteamiento de lucha en defensa de la seguridad social se sustenta en la propuesta esbozada en la Ley de la vida.

*Secretario general del Suntracs.rologe54@yahoo.com