Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Plan Colombia: EEUU acelera fase militar

Informes indican que antes de fin de mes, EEUU acordará con el gobierno colombiano en Bogotá un acuerdo mediante el cual se distribuirán...

Informes indican que antes de fin de mes, EEUU acordará con el gobierno colombiano en Bogotá un acuerdo mediante el cual se distribuirán tropas norteamericanas en, por lo menos, siete bases del país andino. El ministro de Defensa, el general Freddy Padilla, anunció que el acuerdo tendrá una duración inicial de 10 años.

La principal instalación militar es Palanquero, apenas a 100 kilómetros de Bogotá, sobre el río Magdalena. Las tropas norteamericanas también operarán desde la base de Apiay, sobre los llanos orientales de Colombia, así como en Barranquilla, en la base Alberto Puowels, sobre la costa del Caribe.

El acuerdo militar entre los dos países incluye un incremento de visitas por naves de guerra norteamericanos a los puertos militares de la bahía de Málaga, sobre el Pacífico, y Cartagena, sobre el Caribe. Los voceros militares colombianos señalan que los nuevos arreglos le permitirán a EEUU reemplazar la base que opera en Manta, instalada en el norte de Ecuador. Washington tiene en Manta un total de 220 efectivos, que hacen 8 vuelos diarios. Manta ha servido para identificar barcos y aviones sobre el espacio aéreo de Colombia y otros países de la Región.

La base de Palanquero se abrió a operaciones norteamericanas en abril de 2008. En 1998, un helicóptero que operaba desde Palanquero bombardeó a una comunidad al norte de Bogotá matando a 17 personas. El incidente fue encubierto hasta que los grupos de defensa de los derechos humanos obligaron al gobierno de Bogotá a admitir la responsabilidad de las Fuerzas Armadas colombianas en la masacre.

En la capital norteamericana, el Congreso está a punto de aprobar una partida para invertir 46 millones de dólares en la ampliación de Palanquero. En la actualidad, Palanquero cuenta con una pista aérea de 3,500 metros de longitud y aloja la división aérea más importante de Colombia.

El embajador de EEUU en Bogotá, William Brownfield, señaló hace poco que su país no invertiría en la construcción de nuevas bases. Al contrario, dijo, EEUU solo hará uso y modernizará las instalaciones ya existentes en Colombia. Brownfield era embajador de EEUU en Venezuela en 2002, cuando la conspiración para derrocar al presidente Hugo Chávez fracasó. EEUU no negó su participación en el golpe abortado.

Colombia actualmente es el país más comprometido con las políticas norteamericanas de “contención” en América del Sur. Sus vecinos inmediatos, Venezuela y Ecuador, han sido objeto de constantes provocaciones por Bogotá y por Washington.

Según declaraciones de un militar colombiano a una agencia de noticias de EEUU, el Pentágono (Departamento de Defensa) pretende convertir a Colombia en un hub ( “centro de operaciones” ) para sus operaciones militares. Quienes se oponen en el Congreso de EEUU a la ampliación de la presencia de su país en Colombia están preocupados por los efectos que tendrá esta política intervencionista en la Región. Además, a EEUU no le conviene, dicen, comprometerse más en los conflictos internos de Colombia.

El escenario colombiano se asemeja mucho al Vietnam de hace 40 años cuando EEUU desplegó tropas en ese país para luego atacar a los países vecinos de Indochina (Laos y Camboya). En este caso, Estados Unidos podría estar pensando en Venezuela y Ecuador, de paso repetir una invasión-castigo a Panamá.

El documento oficial del Pentágono, “Estrategia hacia una ruta global” , ofrece algunas pistas sobre las intenciones de EEUU. El documento, presentado en la base aérea Maxwell en Alabama, EEUU, señala que Palanquero puede servir como una “base para la seguridad cooperativa” desde donde se podrían “ejecutar operaciones móviles”. En otras palabras, se convertiría en una plataforma para realizar operaciones militares en la Región. Según el mismo documento, “la mitad del continente puede ser cubierto desde Palanquero por un transporte militar C-17 sin tener que reabastecerse”.

Tanto el senador opositor colombiano, Gustavo Petro, quien calificó a este plan como “una violación de la soberanía” , como el candidato a la Presidencia, Rafael Pardo, se oponen a los planes de Bogotá y Washington. Pardo, que está en campaña para las elecciones de 2010, se queja del secretismo y la naturaleza provocativa de una presencia militar de EEUU en Colombia. Según Petro, “lo que busca el acuerdo es tener tropas norteamericanas en Colombia. Un país soberano debe respetarse por el hecho de que solo las tropas colombianas son las que tienen derecho a estar en Colombia”.

*Profesor de la UP e investigador asociado del CELA.gandasegui@hotmail.com