Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Concesión del Club de Yates

Las acciones tomadas por el presidente Ricardo Martinelli, sobre las concesiones de bienes del Estado, son dignas de encomio. Opino, sin...

Las acciones tomadas por el presidente Ricardo Martinelli, sobre las concesiones de bienes del Estado, son dignas de encomio. Opino, sin embargo, que el caso del Club de Yates y Pesca merece un tratamiento diferente y más condescendiente, pues, es un ente sin fines de lucro y cuyo propósito es promover los deportes marinos, que practica un gran número de panameños de clase media. Esta actividad, directa e indirectamente, incide favorablemente en el desarrollo del turismo. Para decirlo muy claro: en el caso de este Club los beneficios de la concesión se distribuyen entre un gran número de ciudadanos y no son de tipo económico ni van a algún bolsillo particular.

El Estado, a su costo, construye y mantiene parques y áreas deportivas que ocupan terrenos valiosos, pero que son importantes para crear distracción y estimular la actividad deportiva de los ciudadanos. En el caso del Club de Yates la inversión no la hace el Estado, sino el propio Club y el espacio que ocupa es, principalmente, fondo de mar, pero sin alterarlo. La diferencia es que las otras concesiones con las que se quiere equiparar al Club de Yates sí son lucrativas y algunas sí alteran el fondo marino con rellenos, para beneficio de particulares.

Fui miembro fundador del Club de Yates, incluso soy uno de sus ex presidentes, pero, desde hace unos 30 años estoy alejado de esta actividad, o sea, no tengo un interés particular y directo en esto. Solo adicionaré que en sus 60 años de existencia dicho club ha ayudado a salvar muchas vidas a través de rescates de naufragios marinos, de traslados de isleños enfermos hacia los hospitales de la ciudad y ha efectuado muchas misiones de salud (una casi todos los años), llevando médicos, medicinas y hasta alimentos, principalmente a los residentes del Archipiélago de Las Perlas, por lo que sí contribuye con la sociedad panameña. Reitero que este Club merece un tratamiento diferente al de las demás concesiones privadas y lucrativas.

*Empresario.jcorream@cwpanama.net