Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Cuáles cambios socioeconómicos

El primero de agosto se cumplió los treinta primeros días de la gestión gubernamental de Ricardo Martinelli, misma que parece estar más ...

El primero de agosto se cumplió los treinta primeros días de la gestión gubernamental de Ricardo Martinelli, misma que parece estar más focalizada a la acción mediática para mantener su popularidad, que a la respuesta planificada de solución real a los problemas que aquejan al pueblo panameño.

En materia económica, el neoliberalismo es la tónica de las directrices gubernamentales, con lo cual el anunciado “cambio” , no se presenta. Se insiste en que es la dinámica del sector empresarial la que resolverá los problemas del alto costo de la canasta de necesidades materiales de vida de la población y que estamos bajo el “juego de la oferta y la demanda” y que por tanto no se pueden regular los precios, falacia que ya no tiene más sustento, pues se ha demostrado que la cadena distributiva es oligopólica, con lo cual los supermercados, distribuidoras e importadores imponen el precio.

En este sentido las primeras medidas de Martinelli han ido dirigidas a beneficiar al empresariado, a través de la rebaja de 6% en el servicio de electrificación, institucionalización y puesta en práctica del Programa de Estímulo Financiero (PEF), que asigna más de 1,110 millones de dólares al sector bancario, reformas tributarias de orden regresivo, moratoria de pago de impuestos (lo que constituye una acción que discrimina a los asalariados y consumidores que pagan ISR y/o ITBMS, que no pueden postergar el pago de impuestos), baja de aranceles (100 productos), que beneficia a los importadores.

Pretender que otorgándoles beneficios a los empresarios, éstos rebajarán los precios y que Acodeco vigilará que estas medidas se traduzcan en mejores precios para el consumidor, resulta toda una fantasía, en la medida en que los empresarios ya han manifestado que no están obligados a rebajar los precios, la práctica refleja que la disminución del precio del combustible (que dicho sea de paso pagaremos más caro a partir de esta semana) no significó disminución de precios en el mercado, tampoco las anteriores expresiones del hoy Acodeco han actuado. La pérdida del poder adquisitivo del salario real es del 30% en el periodo 2007-2008, la propuesta teórica de Martinelli es de una disminución del 20%, con lo cual aún si se hiciera realidad el costo lo siguen asumiendo los pobres del campo y la ciudad. Lo que sí se demuestra es la ganancia extraordinaria que estas cadenas oligopólicas obtienen, sobre las cuales no se procede, quizás ahora menos, porque en el área de alimentos Martinelli controla gran parte de la cadena.

En materia social, es el pueblo el que paga los despilfarros que hacen los gobernantes. Una muestra evidente en estos treinta días ha sido lo acaecido en las reformas a la Carrera Administrativa, donde los perredés ahora se acordaron de que los funcionarios públicos existen, después que han sido ellos los que lo llevaron a esta inestabilidad laboral al introducir en los últimos días de la administración Torrijos a sus militantes reconocidos y personal de confianza en la Carrera Administrativa. Todo ello con el aval de FENASEP-CONATO, quienes han avalado las políticas antipopulares y han dejando indefensos y desmovilizados a los trabajadores, a fin de preservar prebendas, canonjías, dietas y viáticos.

Lo cierto es que peligra el puesto de más de 30 mil funcionarios públicos, por parte de la administración Martinelli, se trata de “quita tus botellas para poner las mías” , además de cumplir con los compromisos de las IFI´s, que siempre exigen reducir déficit fiscal vía planilla pública, alrededor de 11 mil despidos, que siempre a finales de las gestiones de gobierno son incrementadas con el consabido “clientelismo político”.

La conducta de la nueva administración no dista mucho de los que lo han antecedido, denuncias de corrupción, fraudes, nepotismo, sin que hasta la fecha se toque a los monos gordos. Muchas promesas sociales, sin que los pobres vean resultados concretos a sus demandas sociales.

Frente a este panorama, es necesario seguir redoblando los esfuerzos organizativos y de lucha. En este sentido Frenadeso estará llevando a cabo del 14 al 16 de agosto su segundo Congreso Nacional, donde se propone discutir a fondo la necesidad de la democratización de la sociedad panameña en los aspectos económicos, sociales, culturales y políticos. En este Congreso se trazará la ruta de organización y lucha del movimiento social panameño para los próximos años, dirigida a construir poder popular y crear las condiciones definitivas para la autoconvocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria.

*Secretario general del Suntracs.rologe54@yahoo.com