Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Sahara Occidental; antecedentes de una descolonización inacabada

El Sahara Occidental, antiguo Sahara Español, está en el noroeste de África. Es una región cuyas costas se extienden a lo largo del océa...

El Sahara Occidental, antiguo Sahara Español, está en el noroeste de África. Es una región cuyas costas se extienden a lo largo del océano Atlántico. Tiene el mayor banco pesquero del mundo, la segunda mayor reserva mundial de fosfatos y otros recursos naturales y yacimientos estratégicos. Tras la división de África entre las potencias coloniales en la Conferencia de Berlín de 1884, este territorio le correspondió a España. Los intentos de dominio del Sahara Occidental fueron enfrentados por una fuerte resistencia de las tribus de la Región, con experiencia en rechazar estas tentativas.

Al ver España que la campaña militar solo llevaría a un enfrentamiento con los habitantes autóctonos, conocidos por su ferocidad en la guerra, tuvo que idear otra estrategia que le garantizaría dominar su colonia sin mayores dificultades. Para ello, aprovechó su condición de beduinos y nómadas, que dependían del pastoreo, para abastecerlos con granos y productos que no existían en el territorio. Esta estrategia le permitió ganar la confianza de los beduinos y mejorar las relaciones con ellos, consumando así su dominio poco a poco y tratando de aplicar una política de sedentarización para tenerlos más acorralados y fáciles de controlar.

En 1936, España pasa a controlar militarmente todo el territorio, en alianza con Francia, que sentía amenazados sus interés en Mauritania y Marruecos. La coalición franco-española tuvo su auge en 1958, cuando sus respectivos ejércitos y con el apoyo implícito de Marruecos, llevaron a cabo la tristemente célebre operación “Ecovillion” (Huracán en francés) contra la resistencia saharaui. Esta operación de tierra arrasada culminó con la diseminación de los principales focos de resistencia, obligando a los principales líderes a refugiarse en Argelia y Mauritania, así como representó la oportunidad para que Marruecos ganase la confianza de Francia, que apoyaría hasta hoy sus ansias expansionistas en la Región. Nueve años después, los saharauis empezaron a organizarse para reiniciar su lucha por la independencia con la creación del primer movimiento nacionalista saharaui: Movimiento Embrionario para la Liberación del Sahara Occidental.

El movimiento fue liderado por un periodista saharaui, que estudió en Siria y Egipto y venía sensibilizado con los ideales progresistas de Naser y el nacionalismo árabe. Mohamed Sidbrahim Basiri comenzó a reorganizar la resistencia saharaui y en junio de 1970 se organizó la primera manifestación popular para exigir la mejora de vida de los habitantes autóctonos y demandar sus derechos de participación en la gestión de sus asuntos. Esa manifestación, conocida como La Intifada de “Zimla” , fue respondida con la intervención de las fuerzas de seguridad y se saldó con una masacre de civiles y la desaparición del joven líder. Esa respuesta salvaje de los colonialistas obligó a los saharauis a cambiar de estrategia en su lucha por la independencia y el 10 de mayo de 1973 se fundó el Frente Popular para la Liberación de Saguia Al-hamra y Río de Oro (Frente Polisario), como movimiento de liberación armada y único representante legítimo del pueblo saharaui.

*Periodista del Sahara Occidental.opinion@laestrella.com.pa