Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Creacionismo y evolucionismo

Para un creyente católico la existencia del primer hombre propiamente tal se produjo cuando Dios insufló su aliento vital en su criatura...

Para un creyente católico la existencia del primer hombre propiamente tal se produjo cuando Dios insufló su aliento vital en su criatura favorita. Y cada ser humano existe, de hecho, cuando alma y cuerpo se funden en un ser.

Como se ve, esta creencia no prejuzga nada ni del instante en que se produce esa unión de alma y cuerpo en cada hombre (si es en el primer instante de su vida o un tiempo después es tema que se ha discutido y se discute incluso dentro de la filosofía católica), ni tampoco del instante en que Dios animó a su primera criatura; es decir, el “hombre” no era tal en el momento en que se formó su materia, sino cuando Dios “sopló” sobre él.

Por lo tanto, para un católico, que le da un significado simbólico a esta narración del Génesis y retiene como “palabra de Dios” el mensaje central: que el hombre salió de las manos de Dios, y que es su criatura, no presenta ningún problema la forma como esta procedencia se da. Si Dios hubiera creado al hombre “literalmente” en la forma que lo describe la Biblia, amén. Y si Dios hubiera creado al hombre a través de un plan magistral de millones de años que desembocó por vía de evolución en el homo sapiens , pues amén. Nada de eso destruye ni la existencia de Dios, ni la verdad de fe de que Él es nuestro Creador. Por lo tanto, siempre me ha parecido artificial la distinción entre darwinismo y creacionismo. La evolución —si es o no cierta debe elucidarlo la ciencia, con argumentos científicos, por supuesto, pues es tesis científica— no se opone en modo alguno a la idea de un Dios creador, a menos que te impongas el relato bíblico al pie de la letra. Para el católico, sin embargo, no hay ningún dogma que diga que el mundo tiene seis mil años. Puede ser perfectamente un hombre de ciencia, con todas las implicacaciones estrictamente científicas y puede ser un hombre de fe, con una fe que tiene clara su misión de ilustrar al hombre en su vida espiritual y moral.

* Filósofo e historiadorjordi1427@yahoo.com.mx