Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El Sol y la Tierra

En el espacio sideral existe un ordenamiento muy preciso entre los planetas y se comprueba porque, aunque están en permanente movimiento...

En el espacio sideral existe un ordenamiento muy preciso entre los planetas y se comprueba porque, aunque están en permanente movimiento, hay pocas colisiones, debido a que están regulados por dos grandes fuerzas físicas: las fuerzas Centrífuga y la Gravitatoria, las cuales se combinan y equiparan entre sí para mantener tal ordenamiento.

La Fuerza Centrífuga tiende a alejar a dos cuerpos cuando uno de ellos rota alrededor de otro y es proporcional tanto a la masa o peso como a la velocidad a que se desplaza el que gira; Por su parte, la Fuerza Gravitatoria o Centrípeta es aquella que se produce debido a la atracción física natural entre dos masas (Principio de Newton) y tanto más fuerte es cuanto mayores sean ambas.

Podemos ejemplarizarlo con el descriptivo caso de la honda con que se lanzan proyectiles, en el cual la Fuerza Centrífuga se origina del peso del proyectil de que se trate y de la velocidad en que se haga girar; y la Gravitatoria estaría, en este ejemplo, representada por la cuerda que sujeta a ambos cuerpos entre sí sin permitirles salirse de la órbita de rotación hasta tanto su manipulador la suelte, caso en el cual el proyectil se alejaría en línea recta.

En el espacio sideral ambas fuerzas están en permanente pugna y balance, pues, por su parte la Centrífuga tiende a alejar a un planeta (la Tierra) que gira alrededor de uno de mayor masa o peso (el Sol), pero la otra, la Gravitatoria, los atrae produciendo que ambas se neutralicen entre sí, con lo cual se mantienen la órbita y el ordenamiento sideral del que hablábamos.

En los últimos cien años la humanidad ha estado extrayendo millones (inclusive podrían ser miles de millones) de toneladas de petróleo y carbón, que son recursos no renovables, convirtiéndolos en gas, con lo cual el planeta Tierra está sufriendo de una significativa disminución de su peso; entonces, valdría la pena saber si de continuarse tal extracción, que obviamente no tiene un final cercano ¿podría afectar la órbita en que gira la Tierra alrededor del sol?, pues, por una parte, tal disminución de masa debería reducir su Fuerza Centrífuga, y la Gravitatoria tendería a acercarnos más al astro rey, además de que podría hasta disminuir la velocidad en que gira la Tierra a su alrededor. Aunque no podemos descartar que al disminuir el peso de esta última, la atracción solar o fuerza gravitatoria también disminuirá.

Este breve escrito de ninguna manera pretende plantear tesis alguna sobre este complejo tema en el cual estoy lejos de ser un experto, sino que pretende apenas crear una inquietud y hacer un llamamiento público a aquellos que sí dominen la ciencia astronómica, que en Panamá tenemos varios muy dedicados, para que nos despejen dudas y temores.

Entonces, la pregunta lógica es: ¿será tan significativa esta disminución del peso de la Tierra como para alterar su actual órbita y, por ende, alterar el actual ordenamiento sideral entre la Tierra, el Sol y los demás planetas de nuestro sistema? ¿Se balancearían o neutralizarían perfectamente ambas fuerzas entre sí como resultado de la disminución de la masa de la Tierra para que se mantenga a esta dentro de la misma órbita actual, o tal órbita podrá variar y, en este último caso, como nos afectaría tal alteración de órbita?

No deja de ser preocupante lo que pueda suceder con los espacios vacíos internos que quedan una vez extraídas tan enormes cantidades de minerales, sobre todo en lo que respecta a los movimientos telúricos que se presenten. Tampoco sabemos si tales bolsones vacíos empezarán a engullirse los océanos.

Cada vez se incrementa más la alteración climática debido al efecto invernadero, causado también por el petróleo, quemado en este caso, y bien valdría la pena conocer si a tal cambio climático pueda estar contribuyendo ya algún tipo de alteración de la órbita terrestre.

*Empresario.jcorream@cwpanama.net