Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El fracaso es de la vieja guardia

Hace días leí una entrevista del actual presidente del PRD, Francisco Sánchez C., que me dejó más sinsabores que gustos. El PRD, para re...

Hace días leí una entrevista del actual presidente del PRD, Francisco Sánchez C., que me dejó más sinsabores que gustos. El PRD, para recordar, está en un proceso de reconstrucción, cuyos alcances, por si aún no se han dimensionado, deben visualizar fenómenos ideológicos, institucionales, procesales y organizacionales que le devuelvan su credibilidad electoral.

Como simple miembro del partido, como me he definido, aspiré a la Quinta Subsecretaría del CEN transitorio, sabiendo las casi nulas posibilidades de acceder, todo con la sola lógica de construir credibilidad participativa y confirmar el mensaje que ratificó el compañero en una de sus respuestas al preguntársele: “ ¿Sin conspiración no se sobrevive en el PRD? No, eres hombre muerto. Políticamente te desechan ”.

Tal pronunciamiento resulta poco pertinente y deja entrever que el CEN transitorio o, por lo menos, su representación, se legitimó por maquinaciones políticas. Una de las principales falencias que han mermado la aceptabilidad del PRD entre los electores, fundamento de la campaña negativa del actual gobierno, es casualmente esa característica de connivencia y confabulación que se percibe entre individuos o grupos para hacerse de los espacios políticos a costa y por encima de todos, de lo que los otros partidos no están exentos, pero el PRD, pese a ser el más grande, para estos instantes parafraseando el refrán, es como el perro más flaco al que se le pegan las pulgas, y todo debe ser bien coordinado, porque cualquier acción u omisión, pensamiento o expresión, tiene impacto dentro y fuera del colectivo.

En esa misma entrevista Sánchez incurre en un grave error de fondo, al ser cuestionado sobre sus orígenes sociopolíticos y endilgar que forma parte de una vieja guardia que decidió asumir el control del partido, porque las actuales generaciones fracasaron, en sus propias palabras dice: “ La vieja guardia retomó el poder, porque los jóvenes fracasaron ”.

Deseo pensar que sus palabras se descontextualizaron, pues, de lo contrario, no sé si presume el daño electoral que le hace al PRD, al inculpar a toda una generación de jóvenes que se enfiló desde la campaña de “ Sí se puede ” de Martín siendo decepcionada al no reconocérsele su aportación política, aún dándole la victoria; que se sumó a la campaña “ De Corazón ” de Balbina, siendo relegada y utilizada. Si hay una culpa cierta es de esa vieja guardia, que los consejos, oportunidades y reconocimientos de capacidades los condicionaba a espacios o control detrás del telón, cosa que esa “ generación de jóvenes fracasados ”, en su consideración, no aprobó. Existe un fracaso, que es no haberle reconocido importancia y valor humano y electoral a miles de jóvenes que intentaron frustradamente participar y que la ambición de esa vieja guardia, que no tiene nada que perder, porque ya lo ha obtenido todo y deseaba más, prefirió reprobarlos, como usted lo hace hoy.

*Abogado.guerraluiscarlos@hotmail.com